El Gobierno presentará una protesta formal ante el Vaticano por “injerencias” del nuncio en la exhumación de Franco. Calvo ha amenazado ya con revisar los acuerdos sobre la fiscalidad de la Iglesia.

Publicidad

España presentará una queja formal ante el Vaticano por las declaraciones del nuncio en España. En ellas, aseguraba que el Gobierno había “resucitado a Franco“. Algo que el Ejecutivo considera que son “injerencias” en la exhumación del dictador. “Estas declaraciones no me han extrañado, ya he tenido alguna conversación difícil con el nuncio. Va a tener una respuesta contundente por parte del Estado español”, ha asegurado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

En una entrevista en la cadena Ser, Calvo ha asegurado que esos comentarios del nuncio son “improcedentes e inaceptables” en el “fondo y en la forma”. Según ha explicado, un embajador de la Santa Sede “no tiene que entrar en los asuntos internos de un Estado”. Y más en un tema “tan importante como es exhumar los restos de un dictador”.

La vicepresidenta, además, ha anunciado que el Gobierno revisará la fiscalidad de la Iglesias católica en España. El Ejecutivo ya ha enviado a la Conferencia Episcopal su propuesta. Y ha designado a dos personas para tratar el tema. “La Iglesia tiene que pagar impuestos como lo hace en Francia o Italia porque es justicia social. Ellos lo saben, por eso me resulta todavía más incomprensible la entrevista que ha dejado el embajador del Vaticano en España”, ha concluido.

“Resucitando a Franco”

El nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, aseguró que el Gobierno de Sánchez estaba “resucitando a Franco”. “Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una Guerra Civil”, ha dicho.

Fratini ha explicado que ha “intentado” mediar desde que se anunciara la exhumación. Aunque también que el Vaticano ha mantenido una postura neutral. “La Santa Sede ha tenido una posición neutral, es un problema más de la familia Franco y del Gobierno”, aseguraba.

Para Renzo Fratini, detrás de este proyecto del Gobierno socialista subyacen “motivos, sobre todo políticos” e “ideológicos”. “Está detrás una ideología de algunos que quieren de nuevo dividir a España”, apostilló.

El nuncio añadía que el tema ha aumentado las visitas al Valle de los Caídos. Y que aunque el Vaticano no se opone, tiene que “respetar el derecho de la familia”. En caso de exhumar al dictador, el nuncio no ve mal enterrar los restos en el Pardo.

“La catedral de La Almudena sería peor, en el sentido de que el motivo era evitar el enaltecimiento, que la gente vaya allí”, matizaba. El nuncio pide “olvidar el mal” porque “si no, regresa la pelea, la Guerra Civil”. “A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una Guerra Civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa”, concluía.

Publicidad

Comentarios