El Gobierno ha rebajado la previsión de crecimiento para este 2020 y eleva, de paso, el gasto y el déficit. El impacto de la desaceleración ha provocado esta nueva decisión del Ejecutivo.

Publicidad

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha sido la encargada, junto a María Jesús Montero, de presentar un nuevo cuadro macroeconómico en el que el Gobierno rebaja su previsión de crecimiento para 2020. En el informe, se contempla una subida del PIB del 1,6% para este año, dos décimas menos de lo previsto hasta ahora.

Para 2021 el repunte es algo menor, del 1,5%. Y se cree que se estabilizará en el 1,6% los próximos años.

El Gobierno se ha puesto como meta reducir la deuda pública este año al 94,6%. Después de calcular que terminó el año 2019 con un 95,9% de deuda pública.

Para las comunidades, la senda establece un ratio de deuda sobre PIB del 23,4% este año. Se espera rebajar al 22,8% en 2021, al 22,1% en 2022 y al 21,4% en el año 2023.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes la nueva senda de estabilidad presupuestaria. Que abarcará el periodo desde 2020 a 2023. Recoge unos objetivos de déficit y deuda más flexibles. Y ha dado luz verde al techo de gasto, que el año pasado aumentó hasta los 125.064 millones de euros. Tendrá que ser validado por el Congreso y el Senado. Pasos necesarios para la presentación de Presupuestos.

Presupuestos de 2020

Una vez aprobada esa senda de nuevos objetivos de déficit y deuda, y el techo de gasto, el Gobierno tendrá que llevar las cuentas al Congreso y el Senado. Tendrá que conseguir el apoyo suficiente para darle luz verde.

Si finalmente logra el respaldo, el Gobierno presentará el proyecto de los Presupuestos.

El Ejecutivo de Sánchez dará después paso a las negociaciones con los distintos grupos. Intentará recabar los apoyos suficientes para aprobar las cuentas. Y que no se repita el rechazo de 2018. Ni el de 2019, que supuso la convocatoria de elecciones ante la imposibilidad de sacar adelante los Presupuestos.

Publicidad

Comentarios