El Gobierno de Pedro Sánchez cumple 100 días en funciones tras las elecciones del 28 de abril. Y sin vía de desbloqueo en el frente, ensaya una nueva estrategia para meter presión a Podemos.

Publicidad

Este pasado martes se cumplían 100 días desde que el Gobierno de Pedro Sánchez ganara las elecciones generales. Sin vía de desbloqueo al frente, al Ejecutivo le queda apenas mes y medio para conseguir un pacto de investidura. Como fecha límite tiene el 23 de septiembre. Pero no hay visos aún de que PSOE y Podemos lleguen a un acuerdo.

Por eso, Sánchez ha cambiado su estrategia, acercándose a grupos minoritarios y asociaciones sociales para reducir la brecha con Podemos. Sin embargo, la presión a la formación morada no está surtiendo efecto de momento.

La situación ha hecho, además, que en estos 100 días, Sánchez no haya podido aprobar reformas ni Presupuestos. De hecho, las cuentas vigentes son las últimas presentadas por Montoro durante el Gobierno de Rajoy.

Pese a ello, desde Moncloa aseguran que la negociación con su “socio preferente” no empezará donde se quedó. Es decir, en una vicepresidencia y tres ministerios para Podemos en un Gobierno de coalición. El PSOE insiste en que ahora será un acuerdo programático.

Para presionar a Iglesias, Sánchez continúa su ronda con organizaciones sociales. Sin embargo, la formación morada desconfía. Pero tampoco parece tener otra estrategia. Por su parte, el PP presiona para encontrar un escenario alternativo.

En estos 100 días en funciones, el Gobierno de Sánchez ha capeado la economía. El desacuerdo con sus socios en la moción de censura impedía aprobar nuevos Presupuestos, prorrogando los de Montoro. Sin investidura, tampoco pueden presentar otro proyecto económico.

Pese a todo, España crece más que la media europea. El PIB avanzará por encima del 2% este 2019 según las estimaciones del FMI. Pero la desaceleración ha comenzado ya, con un mercado laboral que da los primeros síntomas de caída.

El Gobierno en funciones tiene, además, limitadas sus actividades. No puede presentar proyectos de ley, por ejemplo. A Sánchez le quedan ahora 45 días para lograr su investidura. Si eso no se produce antes del 23 de septiembre, los españoles tendrán que acudir de nuevo a las urnas.

Publicidad

Comentarios