El hastío generalizado ante la repetición electoral del 10-N disparará la abstención hasta llegar al récord histórico del 35%. Es lo que adelantan las encuestas, que cifran en 12,9 millones los censados que no irán a votar.

Publicidad

Si la repetición electoral se celebrase hoy, hasta 12,9 millones de censados no ejercerían su derecho al voto. Algo que supone 2,5 millones más respecto a las generales de abril. Y un porcentaje que se iría hasta el 35%, cifra histórica de récord.

Son los datos que arroja la encuesta de NC Report que publica el diario ‘La Razón’ este lunes. Aunque los datos pueden cambiar, lo cierto es que la abstención podría decidir los resultados. De lo que tampoco parece dudar nadie es que subirá respecto a otras elecciones. Y es que el hastío y hartazgo por una nueva repetición electoral hará que muchos se queden en casa el 10-N.

La apatía se reparte igual entre los votantes de ambos bloques. Así, las izquierdas perderían a 1,1 millones de votos. La misma cifra que perdería el centro-derecha. A lo que hay sumar otros 0,3 millones que dejarían de votar al resto de formaciones. Pero no para cambiar su voto sino para no ir a las urnas.

Aunque es pronto para saber si esa abstención será realmente la que se produzca, -aún quedan siete semanas para las elecciones-, las encuestas aseguran que la abstención aumentará en 2,5 millones respecto a las generales de abril. El 28-A se quedaron en casa 10,4 millones de censados. Ahora, serían un total de 12,9 millones.

Así, se registraría el porcentaje de participación más bajo en democracia. La media de las anteriores 14 convocatorias electorales fue del 72%. La bajada ahora sería de 7,6 puntos.

Resultados

Según los resultados de esta encuesta, PSOE y Podemos sumarían entre 159 y 164 escaños el 10-N. Una cifra con la que no llegan a mayoría absoluta. Seguirían dependiendo del PNV y los independentistas para gobernar.

Por su parte, la suma de PSOE y Ciudadanos estaría en el aire. Porque la horquilla se queda entre los 171 escaños y los 176, donde sí tendrían mayoría absoluta. Si se confirma el descalabro de la formación de Rivera, dejarían de ser un partido bisagra. Además, provocaría una profunda crisis entorno a la figura del presidente ‘naranja’.

Casado es el único que subiría en la derecha, ya que Vox, como Cs, bajaría drásticamente también. Unas caídas que alejarían al bloque de la derecha de la mayoría.

Por partidos, el PSOE pasaría a tener entre 124 y 126 escaños. Solo unos pocos más de los 123 actuales. Podemos pasaría de los 42 de ahora a entre 35 y 37.

Por su parte, el PP subiría de los 66 actuales a una horquilla de entre 89 y 92 diputados. Y Rivera perdería sus 57 para situarse entre los 47 y los 49.

Publicidad

Comentarios