Miquel Iceta ha decidido ‘calentar’ el inicio de la mesa de diálogo lanzando un gesto hacia los presos del 1-O y preguntándose si merecen una pena tan alta. Además de preguntarse si el delito era de secesión.

Publicidad

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha empezado a ‘calentar’ el arranque de la mesa de diálogo, que será este miércoles. Ha defendido reformar el Código Penal, como «gesto» hacia los presos del 1-O. Para mostrar, asegura, que el Gobierno está «dispuesto a cambiar las cosas a mejor». Además, se ha preguntado si merecen una pena tan alta.

«No quiere decir que lo que pasó en Cataluña en 2017 no sea grave», apostillaba. «Saltarse la Constitución y el Estatuto, imponer la voluntad sobre una mayoría de ciudadanos es gravísimo», reconoce. Pero, se pregunta, «¿es una sedición?». Y, ¿si lo es, merece una pena tan alta?», se preguntado en una entrevista en Cadena Ser.

Iceta ha explicado así que «es la primera vez que un tribunal ha aplicado el tipo» penal y que «la propia sentencia y la valoración de algunos juristas apunta a que hay dificultades en ajustar lo que ocurrió a lo que el Código Penal plantea».

Sedición y rebelión

En su opinión, Iceta cree que los delitos de sedición y rebelión fueron concebidos «para golpes de Estado militares y no para otras cosas». «Yo no soy muy experto», reconocía, pero ha defendido que «cualquier momento es bueno» para hacer una reforma de la ley.

En ese contexto, ha abierto la puerta a incluir «un delito de atentado contra la Constitución». O «de desobediencia reiterada al Tribunal Constitucional». En caso de reformarse el Código Penal.

En conclusión, cambiar los delitos de sedición y rebelión. Algo que sería, además, un «gesto» hacia los independentistas presos. Pese a ello, asegura que interpretar que la sedición no se ajusta a este caso, «no implica que consideremos que atentar contra la Constitución no fue un delito que merece una sanción penal importante».

Publicidad

Comentarios