Pablo Iglesias ha decidido mover ficha y ha anunciado que renunciará a ministerios si el Congreso tumba en julio un Gobierno de coalición. El líder de Podemos lanza así un guiño al candidato a la investidura.

Publicidad

Con la fecha de la investidura ya anunciada y en medio de una negociación enrocada, Pablo Iglesias ha movido ficha. De cara a la investidura, el líder de Podemos ha lanzado un guiño a Pedro Sánchez. Y anuncia que revisará y renunciará su exigencia de ocupar ministerios. Eso si el Congreso tumba este mes de julio un Gobierno de coalición entre el PSOE y la formación morada.

Con su actitud, sin embargo, Iglesias fuerza también a Sánchez a presentarse en el Congreso con un Gobierno de coalición encima de la mesa. Si la Cámara Baja tumba esa opción, entonces Podemos revisará esa exigencia de ocupar ministerios y renunciará a su demanda de cogobernar.

En un artículo del propio Iglesias publicado este miércoles en ‘La Vanguardia’, reconoce que en los encuentros con Sánchez éste le ha expuesto que sellar un Gobierno de coalición “situaría la obtención de apoyos para la investidura más lejos que un acuerdo de colaboración parlamentaria”.

Es decir, en el PSOE son conscientes de que atarse a Podemos ahuyenta a otros partidos. Una situación que le aleja de la investidura, ya que socialistas y morados suman 165 votos. A 11 de los 176 necesarios para la mayoría absoluta.

Iglesias reflexiona sobre ese argumento, con el que dice no estar de acuerdo. “Si se verifica la hipótesis del PSOE y la investidura no sale adelante tras presentar un acuerdo integral de gobierno de coalición, nosotros nos comprometemos a revisar nuestra posición”, ha prometido. Lo que se traduce en que renunciará a estar en el Consejo de Ministros. 

Más presión

Con el movimiento de ficha de Iglesias, éste busca meter más presión a Sánchez. Y es que en Podemos son conscientes de que tanto el PNV como ERC y Bildu ya han explicado que no verían con malos ojos un Gobierno de coalición. Y es que su prioridad es, ante todo, evitar un ejecutivo sustentado por Vox.

“Lo único que tenemos descartado es el ‘no’. Si esperan de nosotros una abstención entendemos que eso no requiere una gran negociación: han ganado las elecciones y cualquier otra alternativa es peor”, ha dicho ya Andoni Ortuzar, presidente del PNV.

Por su parte, desde ERC se ha insistido en su posición de “no bloquear” la investidura de Sánchez. Pero tampoco le darán un “cheque en blanco”. Los republicanos están, además, ultimando una posición conjunta con Bildu para la votación de investidura.

Publicidad

Comentarios