Nuevo portazo a un acuerdo y acercamiento a las elecciones. Iglesias rebajaba de nuevo sus peticiones y proponía al PSOE un Gobierno de coalición de un año a modo de prueba. Pero Sánchez lo rechazaba de pleno.

Publicidad

Apenas diez minutos le han servido a Pedro Sánchez para dar nuevo portazo a una propuesta de Pablo Iglesias. El presidente del Gobierno y el líder de Podemos hablaban este pasado jueves. En su conversación, escasa y breve, Iglesias proponía un Gobierno de coalición de un año, a modo de prueba. Con ello se conseguirían aprobar los Presupuestos. Tras este periodo, planteaban que si el PSOE consideraba que no había funcionado la fórmula, saldrían del Ejecutivo pero darían su apoyo parlamentario para terminar la legislatura. Sin embargo, a Sánchez no le ha convencido la propuesta.

Iglesias trasladaba también a Sánchez que si hay repetición electoral, volverá a pedir una coalición. Y, en ese caso, lo hará sin vetos. Por lo que exigirá entrar él mismo en el Ejecutivo.

La propuesta de Iglesias demostraba que el líder de Podemos rebaja sus peticiones una vez más a fin de lograr un acuerdo de investidura. Así, proponía una coalición por un año. En este periodo, ambos partidos podrían aprobar los Presupuestos. Pasado este tiempo, si consideran que no funciona el Ejecutivo, Podemos se compromete a salir de él. Y a dar, eso sí, su apoyo parlamentario al PSOE.

La coalición incluiría un programa común y equipos. Y está basada en la última propuesta del PSOE y en la oferta que realizó Podemos en el mes de agosto. Medidas que Sánchez rechazó a las pocas horas de recibirlas.

Desde Podemos explican que esta fórmula garantizaría la aprobación de los Presupuestos. Y da una oportunidad a que funcione la coalición. También garantiza a Sánchez un Gobierno en solitario y estable durante la Legislatura en caso de que pasado el primer año, considere que el Gobierno conjunto no funciona. “En cualquiera de los casos la estabilidad de la Legislatura estaría garantizada”, dicen.

Desconfianza

Pedro Sánchez ha vuelto a trasladar a Iglesias que, tras la investidura fallida y el rechazo de éste a la coalición ofrecida en julio, “no se dan ni las bases mínimas de confianza nin un planteamiento de un gobierno cohesionado, coherente y con una única dirección, en una Legislatura estable, algo que necesita con urgencia España”.

Desde el PSOE recuerdan que han realizado hasta cinco propuestas distintas a Podemos durante los últimos meses. E insisten en que hay otras vías de entendimiento por explorar. Citan, entre otras, el “camino intermedio” propuesto por Sánchez la semana pasada. Una vía que consiste en un acuerdo de programa y puestos de relevancia para Podemos en organismos públicos como el CIS o la CNMV.

Aunque no llegan a un acuerdo, Sánchez ha insistido en que no quiere ir a elecciones el 10 de noviembre. Aboga por tener un Gobierno sólido y una Legislatura estable. Para ello cree que tiene los votos, los escaños y el programa necesarios. Y que lo único que faltaría es el ‘sí’ de Podemos.

Publicidad

Comentarios