Pablo Iglesias ha sido reelegido secretario general de Podemos con un 92% de los votos. Y lo hace con un partido que ahora no pondrá limitaciones de sueldo ni de mandato.

Publicidad

En medio del caos y división del Gobierno por el pacto con Bildu, Pablo Iglesias se consolida en Podemos. Ha sido reelegido secretario general del partido con un 92% de los votos. Se impone contundente frente al otro candidato, Fernando Barredo, en la tercera Asamblea Ciudadana. Y lo hace ahora sin limitaciones de mandato ni sueldo.

La Asamblea ha registrado apenas 59.200 sufragios, lo que supone alrededor del 11% de todo el censo de Podemos. El proceso se ha realizado íntegramente telemático. Se inició a principios de año y enfrentó a Iglesias con otros 10 candidatos que han ido cayendo hasta la votación definitiva.

Era este jueves pasado cuando se daba a conocer el resultado. No sólo de la votación sino de que a partir de ahora Podemos será un partido más clásico, sin limitaciones de mandato ni de salario. Algo que propuso el propio Pablo Iglesias.

«Gracias a todos los inscritos e inscritas que habéis participado en la Tercera Asamblea de Podemos. Es un honor recibir vuestro apoyo. Enhorabuena a los nuevos miembros del Consejo Ciudadano y del Comité de Garantías. Vamos a dejarnos la piel para seguir demostrando que sí se puede», escribía en Twitter Iglesias.

Rival

A Iglesias se enfrentaba Fernando Barredo, un militante crítico de Castilla La Mancha. Llegó a presentar una denuncia por la acumulación de cargos en el partido. Sin embargo, el respaldo hacia su candidatura se ha quedado en un 7,8%.

En el documento que presentó, junto a otros 11 miembros, pedían tomar «medidas disciplinarias» contra Iglesias, Irene Montero y las dos secretarias de Estado, Noelia Vera e Ione Belarra.

Entendían que su situación vulneraba el código ético y el documento organizativo aprobado en la II Asamblea Ciudadana.

Sin embargo, parece haberse quedado en agua de borrajas. Iglesias ha logrado que se eliminen los límites del mandato y de sueldo, por lo que a partir de ahora no tendrán por qué donar parte de su salario, como hacían hasta este momento.

Publicidad

Comentarios