Salvador Illa y Ana Pastor están ya cerca de lograr un pacto de Estado por la Sanidad, con más material y financiación. PSOE y PP aceleran y acercan posturas para sellar un acuerdo.

Publicidad

Durante la pandemia, la bronca y las diferencias entre partidos han sido la tónica general. Sin embargo, esta semana, PSOE y PP podrían dar un vuelco, ya que Salvador Illa y Ana Pastor están muy cerca de lograr un gran pacto de Estado por la Sanidad. Con él, se asegurarían más material y financiación.

Ambos representantes aceleran en la semana en la que se votarán las conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción. Y, salvo sorpresa, parece que firmarán un acuerdo en el ámbito sanitario y de investigación. Los documentados presentados tanto por PSOE como por PP, y a los que podían presentarse enmiendas, dejaban mucho margen para lograr el acuerdo.

El acercamiento es fruto, sin duda, del trabajo de Illa y Pastor junto a sus respectivos equipos. Ambos han logrado crear un clima de confianza que sienten las bases de un acuerdo. Que sería, a su vez, pilar para un entendimiento más amplio entre el Gobierno y las autonomías.

Los borradores con los que trabajan concretarían un pacto de Estado por la Sanidad en dos fases. La primera se aplicaría de manera inmediata. Y se dirige a hacer acopio de material sanitario y reservarlo, para poder disponer de él en caso de nueva pandemia o rebrotes del Covid-19. También se reforzaría la atención primaria, fundamental ahora para la detección precoz de contagios.

La segunda fase se aplicaría después. El objetivo es conseguir, durante el segundo semestre del año, mejorar la financiación del sector sanitario. Tendrá que ser negociada en los Presupuestos, que deberían llegar al Congreso en septiembre.

Momento clave

Sin acuerdo en el plano económico, parece que en el sanitario sí se lograrán acercar posturas. Y lo hacen en un momento clave para las CCAA y los Ayuntamientos. El fin del estado de alarma les ha traspasado las responsabilidades y competencias. La gestión recae ya sobre ellos directamente, sin mando único de por medio. Y los dirigentes autonómicos saben que el acuerdo es vital.

De hecho, insisten en que la negociación nacional tiene que ir dirigida a mejorar la colaboración entre administraciones. El fin es evitar los temidos rebrotes, sobre todo ahora que se abrirán las fronteras de nuevo.

Publicidad

Comentarios