La bajada de asistentes a las manifestaciones del 8M fue por el Covid-19. Así lo admite Irene Montero en un vídeo hecho público este lunes. Admite la caída de manifestantes «pero no lo diré». Una pillada que no la deja en muy buen lugar.

Publicidad

Sólo un día después del 8M, la ministra de Igualdad, Irene Montero, reconocía que la «bajada» de asistentes en las manifestaciones se debió a la presencia del Covid-19. En un vídeo hecho público este lunes por ‘ABC’, reconoce la caída de manifestantes por miedo al contagio. «Pero no lo diré», asegura.

«O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir. Pues porque, tía, quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación, muy basada en los datos médicos», aseguraba Montero segundos antes de conceder una entrevista a ETB.

En el vídeo puede verse a Montero hablando con la periodista que le pregunta sobre el 8M. La ministra asegura que «como siempre, priorizar la salud pública, no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico generalizado que hay». Y reconoce que «la capacidad de control» del coronavirus en otros países europeos es «muy limitada» pese a que están tomando medidas «superdrásticas», dice.

«En verdad creo que sí. La cosa es si tiene síntomas no te muevas mucho», dice en otro momento del vídeo. Y relata el contacto que mantuvo con muchas personas ese día. «Es que esto es ya cierre del Ministerio. Porque la gente todo el rato ‘un beso ministra'», dice. «‘Bueno, dicen del coronavirus pero da igual’. Y con la niña ‘hola bonita, cómo estás…’ y es como, la mano, no justo con la mano no», cuenta.

Investigación

La pillada a Montero aparece una semana después de que se publicase el informe realizado por la Guardia Civil, por encargo de la juez Rodríguez Medel, en el marco de la investigación contra el delegado de Gobierno en Madrid, por la autorización de la manifestación del 8M.

Ese informe concluye que a partir del 5 de marzo no debería haberse realizado ninguna manifestación ni concentración en Madrid con motivo del Covid-19. También se afirma que a partir de la mencionada fecha, tampoco deberían haberse celebrado unos actos y otros no.

El Gobierno cifró en 600.979 los asistentes a las diferentes manifestaciones del 8M en todo el país. A excepción de Cataluña, que no facilitó datos al respecto.

Publicidad

Comentarios