La ministra Isabel Celaá considera que es «un objetivo irrenunciable» la vuelta a clase en el mes de septiembre. En caso de tener que priorizar, eso sí, serán los alumnos de Infantil y Primaria los que irán de forma presencial.

La vuelta a clase en septiembre es «un objetivo irrenunciable». Así de contundente lo ha dicho la ministra de Educación, Isabel Celaá, que ha confirmado que el curso arrancará de la manera más normal posible.

En caso de priorizar, eso sí, ha dicho que los alumnos de Infantil y Primaria serán quienes acudan de manera presencial a las aulas.

Sin conocerse «hasta dónde puede llegar la pandemia», Celaá ha confirmado que el Gobierno trabaja siempre «con la esperanza de poder encontrar una vacuna». O en su defecto, ha dicho, un tratamiento eficaz antes de que termine el curso. Por eso, admitía en Cadena Ser la ministra que «todas las normas son coyunturales». A pesar de ello, ha apostado por la vuelta a las clases.

La ministra ha insistido en que apuesta además por el regreso presencial, como se acordó con la mayoría de CCAA. A su juicio, «la escuela es insustituible y los resultados son insustituibles».

En cualquier caso, Educación se está preparando ya para dotar con medio millón de recursos electrónicos a los alumnos para el primer trimestre. El objetivo es que todos «tengan su conexión electrónica estén donde estén».

Circunstancias excepcionales

Celaá ha recordado que el inicio del curso tendrá que adaptarse a «circunstancias excepcionales». Por lo que «siempre que se pueda, habrá que abrir aulas fuera del centro». Es decir, en espacios de otras instituciones.

Pese a todo, Celaá ha destacado «que el curso ha podido terminar con éxito». Algo que se comprueba, por ejemplo, con la gran cantidad de alumnos que se han presentado a la EBAU. Concretamente, 30.000 más que el año pasado. Y que se han conseguido «resultados similares a otros cursos».

Comentarios