Tras la denuncia del PP, un juez ve «indicios de delito» en la reunión de José Luis Ábalos con Delcy Rodríguez. Por eso, ha obligado a AENA a guardar las grabaciones de Barajas sobre el encuentro.

La petición del PP al juez de guardia por el encuentro entre Ábalos y Delcy Rodríguez logró dos cuestiones importantes. Por un lado, que un juez recoja en un auto los «indicios de delito» de dicha reunión. Y, por el otro que AENA guarde las grabaciones de las cámaras de seguridad del 19 y 20 de enero.

Y es que este miércoles se cumplen los 30 días de plazo para que las cintas pueden ser borradas. La decisión judicial llega así in extremis para impedirlo.

A última hora de este pasado martes, el juez redactaba un auto en que el obliga a AENA a conservar esas imágenes del circuito de videovigilancia del aeropuerto de Barajas. Las relacionadas con la presencia de la vicepresidenta de Venezuela en Madrid y su posible acceso a una sala VIP de la terminal.

Algo que no puede hacer, ya que la UE le prohibió pisar suelo Schengen. Rodríguez es una de las 25 dirigentes sancionadas por Europa que le impide hacer incluso escala en cualquier aeropuerto de la Unión Europea.

Esas grabaciones pueden ser solicitadas en el futuro. Tanto si se abre un proceso judicial como si así lo requiere el Congreso.

Ábalos, «encantado»

Hasta que el juez ordenó que se guardaran, desde el punto legal el borrado de cintas era lícito. Sin embargo, ahora ya pasarán a archivo por si un juez las requiere en su momento.

Tras la decisión del juez, José Luis Ábalos aseguró estar «encantado». Y ha señalado que no hay «ningún interés en que dejen de estar» esas imágenes. El ministro ha recalcado que si por él fuera, preferiría que las imágenes salieran a la luz. «Se aclararían muchas cosas», ha dicho. «Y se vería exactamente todo bien», añadía.

Eso sí, puntualizó que un juez no puede permitir la visualización pública de esas grabaciones por la ley de protección de datos.

Comentarios