Oriol Junqueras y Raül Romeva serán los siguientes presos del 1-O en salir a la calle. Lo harán tres días a la semana y para trabajar, aplicándoles así el artículo 100.2.

Publicidad

La cárcel de Lledoners ha acordado este jueves aplicar el artículo 100.2 del reglamento penitenciario a Oriol Junqueras y a Raül Romeva. Los dos podrán salir hasta seis horas al día, tres días a la semana, para poder trabajar. Un permiso inferior al de otros presos del 1-O, ya que ellos tienen una condena de prisión mayor.

Controlada por la consejera de ERC Ester Capella, ha sido la Secretaria de Mesures Penals, Reinserció i Atenció a la Víctima del Departamento de Justicia catalán la ha aprobado dejar salir de la cárcel a Junqueras y Romeva.

Ambos líderes independentistas se suman a ‘los Jordis’, Forn, Bassa y Forcadell, que ya han abandonado las cárceles en las que están recluidos algunas horas al día. En algunos casos, como el de Jordi Cuixart, se le permite salir todos los días. Otras, como Forcadell, pueden ausentarse solo tres días. 

La salida de Junqueras y Romeva puede ser inmediata. Mientras, un juzgado de vigilancia penitenciaria debe validar o no estas salidas. Hasta ahora, la Fiscalía se ha opuesto a todas las de los presos del 1-O. Alegan que se trata de «un tercer grado encubierto».

Trabajos privados

Tanto Junqueras como Romeva están inhabilitados, por lo que no podrán realizar trabajos para la administración. Al igual que Forn, deberán buscar empleo en el sector privado.

Cuixart sale para trabajar en su propia empresa. Forn ha sido contratado en la productora Mediapro, propiedad de Jaume Roures, como abogado. Por su parte, Jordi Sánchez aceptó hacer voluntariado. Y tanto Bassa como Forcadell se dedican a cuidar a familiares dependientes.

Junqueras cumple condena de 13 años por sedición mientras que Romeva fue condenado por el Supremo a 12 años de cárcel.

Publicidad

Comentarios