Pablo Casado ya tiene una alternativa ante el inmovilismo de Pedro Sánchez: formar un gobierno entre el PP, Ciudadanos y Navarra Suma. Algo para lo que necesitaría, eso sí, la abstención del PSOE.

Publicidad

El bloqueo de la investidura eleva la presión sobre todos los partidos que pueden facilitar la llegada de Sánchez a Moncloa. De hecho, el propio PSOE lleva tiempo insistiendo en poner el foco en el PP, Ciudadanos y Podemos, pidiéndoles su abstención. Ahora, Pablo Casado parece tener una alternativa al inmovilismo que azota a Sánchez: crear un Gobierno PP-Cs-Navarra Suma.

Ante la perspectiva de que Sánchez no pueda lograr la investidura en septiembre, se abre un nuevo abanico de posibilidades. El Rey podría no proponerle de nuevo, al no contar con los apoyos necesarios. O podría ser el propio Sánchez el que renunciara a ser candidato al ver que los números no le dan. Lo que abriría la posibilidad a que Pablo Casado intentara llegar a Moncloa.

Una coalición de centro derecha evitaría nuevas elecciones en noviembre. Aunque necesitaría de la abstención del PSOE. Y es que el PP podría unirse a Ciudadanos y Navarra Suma, contando así con 125 escaños. Uno más, incluso, de los que llevó seguros Sánchez a la investidura fallida. La alternativa de Casado la puso el propio secretario general del PP encima de la mesa.

Apoyos

Ante esta alternativa, empresarios y destacados miembros de la sociedad civil ya han trasladado a dirigentes del PP su apoyo a este plan. También la necesidad de implementarla llegado el momento. El objetivo además es dar esquinazo a otra convocatoria de elecciones.

Muchos ven con claridad que Casado podría ir legitimado al Congreso. Primero, porque si lograr recabar el apoyo de Rivera acudiría con más diputados a favor que Sánchez. Segundo, porque la coalición PP-Cs y Suma Navarra supera en un millón de votos a los cosechados por el PSOE. Y tercero porque Casado se ha mostrado a favor de ofrecer varios pactos de Estado a los socialistas para sustentar la negociación de la abstención del PSOE.

Algo que los socialistas no han hecho con PP y Cs, a quienes simplemente les ha pedido su abstención. Sin negociación ni acuerdos de por medio. “El PP no ha recibido ni una sola oferta para la abstención. Lo único que ha recibido es un intento, casi coactivo de que nos abstengamos porque sí”, ha dicho Teodoro García Egea.

Publicidad

Comentarios