La cúpula de los Mossos ha plantado ofendida a la Guardia Civil en un acto tras escuchar los discursos de altos mandos de la Benemérita en Cataluña.

Publicidad

El secretario general de Interior, Brauli Duart, el director general de la Policía, Pere Ferrer, y el comisario jefe de los Mossos, Eugeni Sallent, han abandonado el acto por la fiesta patronal de la Guardia Civil. El escenario era la Comandancia de la Guardia Civil de Sant Andreu de la Barca. La cúpula de los Mossos no ha dudado en plantar a la Benemérita en mitad de la celebración, ofendida por los discursos de algunos altos mandos del cuerpo.

En concreto, han levantado ampollas los discursos del jefe del cuerpo en Cataluña, el General de Brigada Pedro Garrido, y el del director general de la Guardia Civil, Félix Azón.

El Departamento de Interior catalán ha apuntado que la cúpula de los Mossos se ha ofendido porque Azón insinuó que la Guardia Civil y la Policía no tuvieron apoyos de la policía autonómica el 1-O. También por las referencias al cesado Josep Lluís Trapero y la intendenta Teresa Laplana. Ambos investigados por la Audiencia Nacional. Por eso, la cúpula de los Mossos plantaba a la Guardia Civil en mitad del desfile. Eso sí, no sin antes despedirse de las autoridades.

La cúpula de los Mossos se iba tras acabar los discursos, sin esperar al aperitivo oficial.

Los discursos

En su discurso, Garrido ha querido destacar la operación contra los CDR que preseuntamente preparaban ataques terroristas. Pero hacía una clara distinción entre independentismo y terrorismo. “No son lo mismo”, especificaba.

Pero sí lamentó que algunos busquen el secesionismo “por el camino del terror”. Por eso, prometió que las fuerzas de seguridad combatiría esas acciones “sin pena ni tregua”.

Garrido ha querido también destacar que la Guardia Civil ha contribuido a la “cimentación” de la sentencia del ‘procés’, que se conocerá a mediados de octubre.

Por su parte, Azón quiso destacar que las detenciones de los CDR evitaron “males mayores”. Y aseguró que la resolución aprobada en el Parlamento catalán por la que se pide la retirada de la Guardia Civil de Cataluña no tendrá “trascendencia alguna”. Porque, argumenta, el cuerpo cuenta “con el cariño y la admiración” del conjunto de la ciudadanía.

Publicidad

Comentarios