La debacle electoral de Podemos el 26M señala directamente a Pablo Iglesias. Es lo que piensan los sectores críticos del partido, que han empezado ya a pedir un Vistalegre 3 para intentar un cambio de líder. Algo que no tocaría hasta 2021.

Publicidad

Los resultados electorales de Podemos, especialmente el 26M, han puesto en entredicho el liderazgo de Pablo Iglesias. Tanto es así que ya hay quien pide un cambio en la secretaría general. Un Vistalegre 3 que renueve la cúpula del partido.

Varios territorios han comenzado ya a alzarse contra Iglesias. La mayor crítica rupturista llega desde Andalucía. Y a ella se han sumado Aragón, Asturias o Castilla-La Mancha. Todos coinciden en asegurar que se han visto perjudicados por la “inercia” negativa del partido a nivel nacional. Y por la “centralización” impuesta por la dirección.

“No nos vamos a callar a partir de ahora, más democracia interna es lo que hace falta”, ha clamado Nacho Escartín, secretario general de Aragón. En sus críticas ha aludido a “luchas internas”, “rey desnudo” o a las “ocurrencias como lo de Amancio Ortega”. Precisamente las críticas a la donación del dueño de Inditex provocaron gran malestar entre los candidatos. Muchos vieron cómo aquello monopolizaba las entrevistas y tapaba sus campañas. Especialmente en Madrid, donde ha sido uno de los ejes de la campaña de Isabel Serra. 

El sector crítico no ha dudado tampoco en asegurar que los pactos locales y autonómicos no pueden ser moneda de cambio. Y que no se deben decidir desde Madrid a fin de presionar a Pedro Sánchez y lograr entrar en Moncloa.

Dimisiones

Las dimisiones se suman a las críticas. Así, en bloque, toda la dirección de Podemos Castilla-La Mancha dejaba su puestos. Pedían a Iglesias que constituyera una gestora.

Y es que en esta comunidad gobernaban en coalición con el PSOE. Sin embargo, los resultados del 26M fueron un absoluto fracaso. Han desaparecido del parlamento autonómico y han perdido más de 30.000 votos.

Pese a todo, no parece que Iglesias vaya a aceptar un Vistalegre 3. Una manera, aseguran los críticos, de refundar el partido y elegir a un nuevo secretario general que saque de la crisis a Podemos.

Vistalegre 3 tendría que celebrarse en febrero de 2021. Pero muchos quieren adelantarlo. No así la dirección nacional, que no ve un atisbo de acelerar el proceso de liderazgo. Aunque Iglesias ha dicho que su puesto está a disposición de los inscritos, no ha puesto fecha a ese posible relevo.

Publicidad

Comentarios