Pablo Casado ha encontrado la fórmula para que Cs y Vox entren en la Mesa del Congreso. Ofrecerá sus votos a los de Abascal a cambio de que éstos garanticen la presencia de la formación ‘naranja’.

Publicidad

No participará en ningún cordón sanitario a Vox. Así lo ha dicho Pablo Casado este lunes, confirmando que dejará que los de Abascal se sienten en la Mesa del Congreso. A cambio, éstos tendrán que apoyar la entrada de Ciudadanos en la misma. La fórmula es clara.

El PP tendrá que conseguir una vicepresidencia y una secretaría. Para Ciudadanos irá a parar también una secretaría. Para ello, Vox tendrá que renunciar a este puesto. A cambio, Casado garantiza a los de Abascal una vicepresidencia, con los votos de Cs. Y a todos ellos, el PP dará sus votos prestados.

Un apoyo en cadena con el que Casado quiere que todos los partidos de la derecha estén representados en la Mesa. “Nuestra posición es que aquellos partidos que puedan tener representación en la Mesa, de acuerdo a la tradición del Senado y el Congreso, tendrán nuestro apoyo”, ha dicho Casado a los diputados y senadores electos de su partido, con quienes se ha reunido en el Congreso este lunes.

Así, Vox y Cs tendrían un puesto cada uno en la Mesa. Y el PP, dos. “Queremos liderar el espacio de centroderecha y refundarlo”, ha dicho el líder popular. Y eso incluye que Cs esté en la Mesa. Sin embargo, Vox no quiere prestarles votos a los naranjas.

Si eso ocurre, desde el PP avisan: dejarán fuera a Vox, quedándose ellos tres puestos y Cs uno.

Las conversaciones las lidera García Egea, que ha contactado ya tanto con Cs como con Vox. Además, Casado ha informado de esta fórmula a Arrimadas y a Espinosa de los Monteros.

Sin apoyo al PSOE

Pablo Casado ha aprovechado para reiterar su ‘no’ a Sánchez. Y ha pedido que se respete su decisión de “no hacer presidente al peor socialista de los últimos 40 años, y bajo la amenaza de volar el sistema”.

“Mantengámonos firmes en que somos la solución, y no el problema”, ha dicho. “Nadie va a cambiar el sistema con la excusa de que no le hacemos presidente”, ha añadido Casado.

También ha querido dejar claro que nadie se ha puesto en contacto con ellos para tratar de “arreglar los problemas que Sánchez ha creado”. Ni tampoco para “evitar los que va a crear”. “Lo que se nos está pidiendo es que o aceptamos desaparecer voluntariamente como alternativa a Sánchez o él nos hará desaparecer llevando adelante esa alternativa”, ha lamentado.

Publicidad

Comentarios