La Guardia Civil sumará unos 350 antidisturbios al dispositivo de los Mossos por la sentencia del 1-O. Se añaden así al plan previsto por el Ministerio de Interior para evitar altercados en Cataluña.

Publicidad

Alrededor de 350 antidisturbios de la Guardia Civil se sumarán al dispositivo de los Mossos para apoyar y hacer frente a altercados coincidiendo con la sentencia del Supremo por el 1-O.

Los agentes de seguridad ciudadana de USECIC y de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS)  de la Guardia Civil se suman así a los de la Unidad de Intervención Policial que han sido ya enviados a Cataluña. Días antes del segundo aniversario del 1-O se ponía así en marcha un dispositivo especial.

Interior ha explicado que la Policía Nacional y la Guardia Civil actuarán dentro del “ámbito de sus competencias”. Y siempre, añaden, en “coordinación con los Mossos”.

Los agentes de la policía catalana han activado a todos sus antidisturbios y al Área Regional de Recursos Operativos. Todo ello de cara a las movilizaciones anunciadas y a los posibles altercados tras emitirse la sentencia judicial.

En total, junto a Guardia Civil y Policía, el dispositivo contempla el despliegue de hasta un millar de efectivos sobre el terreno. Un número que puede modificarse al alza si se cumplen las amenazas de algunas plataformas independentistas. Entre ellas, Tsunami Democràtic, que aseguró que responderían con contundencia en las calles si la sentencia del 1-O era contraria a los acusados.

Proteger los edificios públicos

De todo el despliegue, los antidisturbios de la Policía Nacional se encargarán de proteger los edificios públicos. Concretamente, los de titularidad del Estado como la Delegación del Gobierno o la Jefatura Superior. Pero también comandancias, cuarteles e incluso sedes de tribunales.

A estos agentes se le suman un par de grupos de retén de la Unidad Central de Intervención. Ellos se encargarán de la seguridad del paso fronterizo de La Junquera.

Publicidad

Comentarios