La hostelería y el turismo piensan ya en cómo abrir de nuevo tras el Covid-19. El sector se reinventa para poder volver a la actividad cuanto antes y no dar por perdido el verano, el momento de mayor negocio.

Publicidad

El próximo 9 de mayo es la fecha en la que, si no hay cambios, el Gobierno comenzará a levantar las medidas de confinamiento del estado de alarma por el Covid-19. Aunque estudian ampliar el teletrabajo dos meses más, y algunos sectores no podrán volver con normalidad, poco a poco la población podrá ir retomando sus rutinas. Sin embargo, sectores como el de la hostelería y el turismo no podrán volver de inmediato. Ambos suponen grandes aglomeraciones, que tendrán que evitarse en los primeros momentos tras la salida. Por eso, se reinventan y piensan ya en fórmulas para poder reabrir cuanto antes.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, explicaba que se estaba estudiando un desconfinamiento en dos partes. Desde que terminara el estado de alarma y hasta el verano. Y de ahí a final de año. En ese plan, se esperaba que hostelería y turismo no abrieran con normalidad hasta finales de 2020. Algunos empresarios de estos sectores han pedido ya que no se de por perdido el verano, el mayor periodo de negocio.

Por eso, han comenzado a pensar en ideas para retomar la actividad con seguridad. Desde mamparas para separar a los clientes a rutas diferentes de salida y entrada para evitar que los clientes se crucen o cierre de algunas mesas, limitando así el aforo.

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, por ejemplo, está ya elaborando un protocolo para otorgar un certificado de ‘Hoteles Covid Free’. Los establecimientos recibirían a los clientes con un test rápido para comprobar que están sanos. Si lo son, recibirían un kit de bienvenida muy diferente a los que se encuentran ahora. Estaría compuesto por mascarilla, gel hidroalcohólico y guantes. Las habitaciones serán como un búnker, con objetos envasados al vacío, como el mando a distancia de la televisión.

Los buffet tendrán que desaparecer para dar prioridad al room service o a los menús, evitando aglomeraciones en los salones.

Los restaurantes, por su parte, tendrán que limitar el aforo a la mitad o incluso a un tercio. Y la mayoría coincide en que será necesario reservar. Otros piensan en instalar mamparas para separar a los clientes. Pero la inversión es cara y tras meses de parón, muchos no podrán hacer frente.

«Los hoteles deberían reabrir en julio»

Mientras la incertidumbre machaca a la mayoría de hoteles y restaurantes, el presidente de Canarias ha dejado claro que deberían abrir en julio. «No se puede dejar todo para final de año», ha dicho Ángel Víctor Torres.

Canarias es, sin duda, una de las regiones más afectadas por el turismo y la hostelería. Las islas prácticamente viven todo el año de estos sectores. Por eso, Torres aboga al menos por el turismo nacional «para recuperar la normalidad económica» cuanto antes.

Así, plantea reabrir en verano para los turistas españoles y ya en «octubre, noviembre o diciembre, que son meses fuertes en Canarias, podemos comenzar a recibir turistas de otros países». Así lo estima en una entrevista concedida a ‘El Mundo’.

La primera previsión de reapertura de hoteles es para el 1 de junio. Aunque reconoce que es una perspectiva «demasiado optimista». «Si en los meses de julio o agosto ya podemos conseguir que haya hoteles abiertos, estaríamos caminando en el buen sentido», dice.

El presidente canario recuerda que el sector no puede aguantar hasta final de año. Mueve empleo y ayuda al sector primario al necesitar productos para sus comidas. Con medidas de seguridad adecuadas, el sector hotelero tendría que reabrir cuanto antes.

Publicidad

Comentarios