Hasta 50 personas a la mesa. Es la insólita imagen del llamado ‘Consejillo de Ministros’, la reunión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, con la que se prepara el Consejo de Ministros.

Publicidad

Carmen Calvo ha presidido la primera Comisión General de secretarios de Estado y subsecretarios. Y la imagen es, sin duda, insólita. Cerca de 50 personas ocupaban la mesa y La Moncloa colgaba el cartel de ‘no hay butacas’.

Al igual que el Consejo de Ministros, esta legislatura el llamado ‘Consejillo de Ministros’, que sirve como preparación a la reunión del Gobierno, ha batido récords. Medio centenar de personas lo componen y serán ellas las encargadas de preparar y articular el programa de Gobierno de Sánchez.

La propia Calvo ha compartido el tuit de Vicepresidencia con una de las fotos de la reunión en Twitter. «Hace mucha falta que la política sea útil y constructiva, que dé respuestas para la inmensa mayoría», decía la vicepresidenta.

‘Consejillo de Ministros’

El llamado ‘Consejillo de Ministros’ se encarga de estudiar y preparar los asuntos que se someten a deliberación en el Consejo de Ministros. Aunque no tienen derecho a adoptar decisiones ni acuerdos.

Está formado por los Secretarios de Estado y los Subsecretarios de los distintos Ministerios. De ahí que esta legislatura sea más numeroso que nunca. Lo preside el vicepresidente del Gobierno o, en su caso, el Ministro de la Presidencia.

La reunión se realiza un día antes que el Consejo de Ministros. Así que si hasta ahora se realizaba en jueves, a partir de esta semana se celebra en lunes. Cada ministerio presenta una lista con lo que, a su parecer, ha de examinar el Consejo de Ministros. Lo hace realizando los llamados índices parciales. 

De todos ellos, se realiza el orden del día con los índices verdes y los rojos. Los primeros son asuntos informados favorablemente por la Comisión. Componen el primer orden del día para el Consejo de Ministros. Los segundos son los asuntos que han de someterse a especial deliberación en el Consejo de Ministros en el llamado segundo orden del día.

Publicidad

Comentarios