La Junta Electoral ha decidido fulminar la precampaña de cara a las elecciones del 26 de mayo. Pero, ¿por qué? Básicamente, porque coinciden con las consecuencias de las elecciones generales.

Publicidad

Desde este pasado martes y hasta el próximo 26 de mayo, ningún cargo público, -tanto de Gobierno como de comunidades autónomas o ayuntamientos-, podrá participar en ningún acto financiado con dinero público. Tampoco promocionar directa o indirectamente nada que tenga que ver con los logros obtenidos durante la legislatura. Así lo ha decidido la Junta Electoral Central. Una medida para asegurar la neutralidad de los poderes públicos ante la proximidad de las elecciones generales y las autonómicas y municipales.

La consecuencia más directa es que la Junta Electoral fulmina así el periodo de precampaña en las elecciones de mayo. Y es que los alcaldes y presidentes autonómicos quedan sujetos a las mismas restricciones que el Gobierno central.

Serán así tres meses sin poder lanzar campañas instituciones ni tampoco inaugurar ninguna obra, servicio público o proyecto. Un periodo mucho más largo que el habitual, que es de 54 días. Los que establece la ley entre la convocatoria de elecciones y la celebración de las mismas.

Si alguno de los representantes públicos se salta estas normas, la Junta Electoral abrirá expediente sancionador. Que podría incluir también multa económica.

Doble jornada de reflexión

También queda prohibido que los poderes públicos llamados a alguno de los dos comicios utilice “imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas”.

Tampoco se podrán realizar actos de campaña o difusión de propaganda para las elecciones del 26 de mayo durante los días 27 de abril y 28 de abril. El primero, por ser la jornada de reflexión de las generales. Y el segundo por la celebración de las mismas. La Junta argumenta que hay gran “dificultad para deslindar la actuación de las formaciones políticas en unos u otros procesos electorales”.

También han decidido impedir la publicación de encuestas sobre las elecciones autonómicas, locales y europeas durante los cinco días previos a las generales. Así, extiende el periodo habitual.

La Junta explica que empezará un nuevo periodo electoral antes de terminar el anterior. Unas circunstancias excepcionales que plantean problemas inéditos hasta ahora.

Publicidad

Comentarios