La legislatura catalana está herida de muerte. Quim Torra no ha dudado en retar a Roger Torrent para revertir su inhabilitación como diputado, amenazando con que se pondrá en “riesgo a las instituciones” si no continúa como diputado.

Publicidad

La convocatoria para unas nuevas elecciones catalanas parecen estar a la vuelta de la esquina. La legislatura catalana está herida de muerte, tal y como ha quedado escenificado en el Parlamento catalán este lunes. La ruptura entre los socios de Gobierno, ERC y JxCat, es un hecho ya. Sobre todo, después de que Torra haya reclamado a Torrent que le mantenga como diputado.

Una decisión que desobedecería a la orden de la Junta Electoral y el auto del Supremo. Además de al secretario general del Parlament, que ordenaba este lunes retirarle el acta de diputado al presidente de la Generalitat.

Pese a la presión de Torra, Torrent se ha negado de desobedecer. Por lo tanto, a partir de ahora, no se contabilizarán los votos del presidente catalán. La imagen de los consejeros de JxCat aplaudiendo a Torra mientras los de ERC permanecían sentados y de brazos cruzados era la viva imagen de la muerte de la legislatura.

Torrent avalaba así la decisión del secretario general del Parlament. Aseguraba que no podía hacer nada por ayudarle. JxCat ha intentado llevar una propuesta propia para burlarse de esa retirada de acta. Pero Torrent se ha negado a someterla a votación. Se amparaba en los trámites ya iniciados para dejar sin escaño a Torra.

Solo JxCat se negaba a la retirada del acta. El resto de partidos de la Mesa, incluido ERC, acataban la decisión. Mientras tanto, la Junta Electoral Provincial de Barcelona emitía las credenciales de diputada a Maria Senserrich, a partir de ahora sustituta de Torra.

Elecciones

La falta de entendimiento entre los socios de Gobierno pone en peligro de muerte a la legislatura catalana. Fuentes de la presidencia de la Generalitat advierten de que “la decisión final es política”. Concretamente del máximo representante del Parlament, que es su presidente.

Antes incluso de que la Mesa se posicionase, Torra ya había avisado de que el Gobierno estaba en riesgo si él perdía su condición de diputado.

“No nos parece que sea el momento de unas elecciones”, rebatía ERC por su parte. Los republicanos han propuesto que Torra siga como presidente, a pesar de no ser diputado. Algo que facilitaría la aprobación de los Presupuestos, entre otras cosas.
Hasta que el Supremo no decida en firme sobre su inhabilitación, Torra puede mantener su condición de presidente.
De momento, JxCat quiere forzar una votación pública sobre Torra. Una decisión que obligaría a ERC a mostrar públicamente su postura y votar en contra de la continuidad de Torra.

 

“Nos sorprende que Torrent haya aceptado esta decisión junto con el PSC y Ciudadanos y le emplazamos a defender los derechos del president Torra”, ha replicado el portavoz de JxCat en el Parlament, Albert Batet.

Advertencia de Torra

En su intervención, Torra ha advertido que aceptó el encargo de Puigdemont para sustituirle al frente de la Presidencia sin “ansias de poder, pero con toda la ambición para el país, un país libre donde se respeten los derechos y las libertades”.

“¡Ya basta de no hacer caso a la palabra de los ciudadanos!”, espetaba. “Soy diputado y presidente de Cataluña y solo este Parlament puede cambiar estas dos realidades”, insistía. Advertía así que si no se respetan se pondrán en riesgo las instituciones.

Se refería así al hecho de que su grupo considera que si no se es diputado, no puede ser presidente. Y sin presidente, hay que disolver el Parlamento catalán y convocar elecciones.

Publicidad

Comentarios