El probable ascenso de Vox en las elecciones generales del 28 de abril tendrá un enemigo: la ley d’Hont. El actual sistema electoral frenará el ‘efecto Abascal’ y hará que sólo el 47,3% de los votos a la formación se transformen en escaños.

Publicidad

Al igual que sucede con otros partidos, Vox no tendrá fácil lograr el ascenso que se espera. Aunque las encuestas auguran un gran salto a la política nacional tras su irrupción en las andaluzas, la ley d’Hont frenará ese triunfo.

Y es que el sistema electoral no favorecerá, para nada, a un Vox que sólo podrá transformar en escaños el 47,3% de los votos que reciba. Algo que ya le sucede a otras formaciones como IU.

La ley d’Hont beneficia a los grandes partidos, PP y PSOE, que se reparten mayoritariamente los escaños de las pequeñas provincias.

Los partidos emergentes, como Cs o Podemos, llevan años denunciando la desigualdad entre formaciones a la hora de conseguir escaños. Y aunque intentaron por todos los medios que un voto no salga más barato en unas circunscripciones que en otras, lo cierto es que no lo han conseguido.

Esa misma ley d’Hont es la que pondrá freno al ascenso de Vox. Aunque obtenga gran cantidad de apoyos en las urnas, en algunas provincias les resultará imposible llegar al mínimo para obtener diputado.

La encuesta publicada este lunes por el diario ‘La Razón’ augura que la formación de Santiago Abascal obtendrá representación en 11 de las 52 circunscripciones. Así, en 41 provincias, los votos a Vox serán papel mojado.

47,3%

La encuesta desvela también que la ley d’Hont frenará el efecto Vox. Dejará que sólo el 47,3% de sus votos se traduzca en escaños. El partido de Abascal transformará en diputados 1.131.000 votos. Sin embrago, otros 1.260.000 votos se quedarán sin escaño.

Según el escenario electoral que se adivina tras el 28-A, los de Abascal no tienen posibilidad de alcanzar ni un escaño en muchas de las circunscripciones. Y es que en algunas como Soria, Huesca, Teruel o Zamora, tendrían que alcanzar más del 30% de los votos emitidos. Algo impensable.

Senado

En el Senado, el panorama es incluso más desolador para Vox. El 100% de sus votos se iría a la papelera. Eso permitiría al PSOE tener la posibilidad de obtener la mayoría absoluta que ahora tiene el PP.

Podemos y Cs ya han reclamado una ley electoral más justa. Un reparto más equitativo de los escaños. Aunque de momento es IU la formación más perjudicada. En las elecciones generales de 2015 sus más de 900.000 votos se transformaron en solo dos escaños. Los mismos que obtuvo EH Bildu con cuatro veces menos votos.

Publicidad

Comentarios