Desde la pose de Pablo Iglesias a su llegada al traje de Garzón pasando por la cartera vacía de Castells. Las anécdotas del primer posado de los ministros en Moncloa han sido muchas.

Publicidad

Tras prometer el cargo este pasado lunes ante el Rey, los ministros se reunían este martes por primera vez en Moncloa. Uno a uno llegaban a la escalinata, con su cartera entre las manos, y posaban ante los fotógrafos. Después, todos juntos protagonizaban la esperada foto de familia, donde las anécdotas han sido muchas. Desde la pose de Iglesias al traje de Garzón o la cartera vacía de Castells.

Aunque han procurado estar comedidos, los ministros no han dejado indiferentes a nadie. El más veterano, Manuel Castells, de 77 años, era el último en llegar. Si ya protagonizaba la anécdota del día este lunes al asegurar que no entendía por qué tenía un ministerio que debía pertenecer a Ciencia e Innovación, este martes provocaba las risas al no pararse.

Amagaba Castells con entrar directamente a Moncloa sin pararse ante las cámaras. Han sido los propios periodistas quienes le han tenido que avisar del tradicional posado.

Con abrigo largo y bufanda, tan solo enseñaba la cartera cuando se lo han pedido los fotógrafos. No dudaba en subirla en alto y avisar de que «está vacía», provocando las risas e los que le fotografiaban.

Sorprendía también Alberto Garzón al acudir vestido con un traje gris claro y corbata. Algo poco habitual en él. De hecho, ni siquiera al tomar posesión de su cargo eligió esta opción. Tampoco vistió nunca traje en su etapa como diputado en el Congreso.

Más informal Pablo Iglesias, que aparecía con vaqueros, camisa y americana, además de abrigo para protegerse del frío en esta gélida mañana en Madrid. El vicepresidente segundo despertaba las bromas en Twitter por su pose ante los fotógrafos.

La primera en llegar a Moncloa era la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que se presentaba a las 9:38 horas. Un minuto despué,s Iglesias. Y detrás de ellos las otras dos vicepresidentas, Calviño y Ribera.

Precisamente Calvo y Margarita Robles aparecían su carteras. Como el resto de ministros, eso sí, posaban unos segundos ante los fotógrafos.

Tras llegar todos, juntos aparecían de nuevo para posar en la tradicional foto de familia. Prácticamente en silencio, salvo por los comentarios que Iglesias intercambiaba con la prensa a causa del frío. Terminado el posado, sí comenzaban a charlar de forma animada mientras se dirigían al interior de Moncloa.

La más risueña, sin duda, Irene Montero. Eran numerosos los momentos en que se podía captar a la número dos de Podemos sonriendo o intercambiando una agradable conversación con su compañero de mesa, el ministro Escrivá.

Reunión a principios

En su primera reunión del Consejo de Ministros, éstos se han enterado de los planes de Sánchez en cuanto a estas reuniones. Y es que al contrario que en otras ocasiones, cuando se celebraban en viernes, a partir de ahora se celebrarán a primeros de semana.

En la carta que le ha entregado a sus ministros, asegura que España necesita un Gobierno de acción, «proactivo, resuelto y ejecutivo». Por eso, «trataremos de incorporar a nuestro funcionamiento métodos de organización que nos permitan planificar y anticiparnos a los acontecimientos y también responder a los problemas con premura y eficacia».

Publicidad

Comentarios