La preocupación por Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE especialmente es más que evidente. El estado de “extrema gravedad” del exvicepresidente no augura buenas noticias, por lo que las visitas se han multiplicado en el hospital mientras la familia pide discreción.

Publicidad

El rostro de Pedro Sánchez dejaba clara la preocupación de la familia socialista en particular y de la política en general por el estado de Alfredo Pérez Rubalcaba. El presidente del Gobierno acortaba su visita a Rumanía y regresaba a España tras el último parte médico del exvicepresidente, en el que se habla de “extrema gravedad”.

No fue la única visita pero sí quizá la que más clara dejaba la delicada situación que atraviesa el que fuera ministro de Interior.

Sánchez se dirigía nada más aterrizar en Torrejón al hospital. A su llegada, se fundía en un emotivo abrazo con Goyo Martínez, fiel colaborador y jefe de gabinete de Rubalcaba. Sus caras lo decían todo.

Lo mismo sucedía con otros políticos del PSOE. Aunque muchos estaban preparando el arranque de la campaña electoral, cambiaban sus planes y acudían a arropar a la familia de Rubalcaba. En el partido, de hecho, se preparaban para anular la tradicional pegada de carteles en caso de un fatal desenlace.

Todas las generaciones del PSOE acudían a interesarse por Rubalcaba. Uno de los primeros en llegar, Felipe González. Con él, Rubalcaba fue ministro de Educación y Ciencia y de la Presidencia.

Tampoco faltó Zapatero, que recuperó a Rubalcaba como portavoz del PSOE en el Congreso y después como ministro de Interior y vicepresidente primero y portavoz del Gobierno. Y es que el político fue el nexo de unión entre generaciones de socialistas. Tanto es así que aunque no trabajó con Sánchez directamente, sí le dio el relevo al frente del partido.

Preocupación general

La preocupación en el PSOE es general. Por eso, por el hospital pasaron numerosos rostros del partido. Así, se pudo ver a veteranos como Javier Solana, Joaquín Almunia,  Jaime Lissavetzky, José Enrique Serrano, Enrique Guerrero, Rodolfo Ares, Gaspar Zarrías, Juan José Laborda o Valeriano Gómez.

También a colaboradores estrechos de Rubalcaba como Elena Valenciano. O su antecesor en el cargo, José Blanco. También otros muchos de colaboradores que integraron sus equipos, como Antonio Hernando, Óscar López y Juan Moscoso. Así como Eduardo Madina , Soraya Rodríguez o Susana Díaz.

No faltó representación de la actual cúpula socialista. Además de Sánchez, se acercaron al hospital Adriana Lastra, José Luis Ábalos, Cristina Narbona o los ministros María Jesús Montero, Fernando Grande-Marlaska, Luis Planas e Isabel Celaá.

Además, y a través del teléfono, la familia de Rubalcaba recibió los mensajes del Rey, Rajoy, Ana Pastor o Carmena.

Publicidad

Comentarios