El nuevo Ayuntamiento de Madrid ha tomado ya la primera medida: suspender Madrid Central. Algo que ya venía avisando el PP desde la campaña electoral. Y la Comisión Europea ha advertido además que estará pendiente de las medidas contra la contaminación.

Publicidad

El próximo 1 de julio, Madrid Central quedará paralizada. El nuevo Ayuntamiento de la ciudad, liderado por José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que su primera medida será suspender las restricciones para la entrada de coches en la almendra central de la capital.

Una medida que había prometido en campaña electoral en varias ocasiones. “Madrid Central tiene que dejar de existir”, ha dicho en numerosas ocasiones. Después de ser elegido alcalde, Almeida ha asegurado que habrá una moratoria de multas por entrar en la zona a partir del mes que viene. Eso implica anular de facto una de las medidas estrella de Carmena contra la polución. De momento, eso sí, será un parón temporal.

Hace un año, Madrid Central fue clave para que España no fuera denunciada por la Comisión Europea. Tras una década superando los límites de contaminación, la ciudad presentaba un plan para revertir la situación. Pese a ello, Europa sigue pendiente de la evolución de esas medidas contra la polución. Y esperará a ver los planes del nuevo Ayuntamiento madrileño para actuar.

Desde su implantación, PP y Ciudadanos han criticado duramente a Madrid Central. “Caos”, “ineficacia” o “desastre” son algunos calificativos que le han dedicado a esta medida. Ahora, los populares defienden el fin de las restricciones, mientras que los de Rivera apuestan por cambiarla.

Y es que no pueden perder de vista que Bruselas está atenta a los niveles. Aunque Almeida ha dejado claro que “la UE no exige Madrid Central, exige resultados eficientes”, no ha presentado ningún plan alternativo.

¿Falta de eficacia?

La supuesta falta de eficacia de la medida de Carmena es el argumento que utilizan para eliminarla. Sin embargo, los datos apuntan al lado contrario. Algo que corrobora también el Ministerio para la Transición Ecológica. Solo en mayo, los niveles de óxidos de nitrógeno se redujeron en 14 de las 24 estaciones de control de la ciudad.

Además, el sensor situado en el interior del perímetro del tráfico restringido experimentó una bajada del 48%.

Aunque algunos colectivos se reunieron en la Plataforma de Afectados por Madrid Central, sus críticas se han rebajado notablemente. Y los ciudadanos parecen apoyar la medida. En Change.org, una recogida de firmas lleva reunidas ya más de 93.000 apoyos.

Publicidad

Comentarios