Iñaki Urdangarin podrá salir de la cárcel dos veces por semana. La razón no es otra que el juez le ha permitido realizar un programa de voluntariado en Madrid. Así, el marido de la infanta Cristina realizará actividades fuera de prisión.

Publicidad

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León ha estimado el recurso formulado por Iñaki Urdangarin en relación a la posibilidad de realizar salidas para llevar a cabo un programa de atención especializada fuera del Centro Penitenciario de Ávila, donde cumple condena. Así, el juez ha autorizado al marido de la infanta Elena a salir dos veces a la semana de prisión. Y lo hará por una razón: desarrollar un programa de voluntariado en una institución religiosa en Madrid.

En su auto, el juez Florencio de Marcos Madruga señala que realizar una actividad fuera de la cárcel es muy positiva. Y que además reduce la “desocialización y deshumanización” del preso. También que “conecta con algo esencial en cualquier programa de tratamiento, fomentar la autoestima”. Con esta medida se pretende también “evitar el aislamiento y su efecto nocivo” en el reo.

Uradngarin, en este momento, se encuentra en régimen de segundo grado penitenciario. Esto supone poder participar en actividades de la cárcel. Tanto interna como externamente.

El auto concreta que Urdangarin realizará el voluntariado en “el ámbito de la discapacidad”. Y lo hará porque él está condenado por delitos económicos. Así lo explica el juez: “En el ámbito de la delincuencia económica, cuyo eje es el egoísmo, el afán desmedido de lucro, además del desprecio al interés comunitario, la toma de contacto con la vida real, con los problemas de los demás coopera a generar un elemento de concienciación de la trascendencia de la propia conducta delictiva”.

Gracias a eso, Urdangarin podrá salir así dos veces por semana de la cárcel de Brieva. Un centro penitenciario de mujeres en el que él es el único hombre preso.

Un año en prisión

Urdangarin ingresaba en prisión el 18 de junio de 2018. Lo hacía en la cárcel de Brieva, en Ávila, para cumplir una condena de cinco años y diez meses.

Solo dos meses más tarde, en agosto, obtenía el segundo grado penitenciario. El régimen en el que están la mayor parte de presos en España.

Publicidad

Comentarios