El Gobierno ha mostrado su reacción a la decisión del Supremo de dar luz verde a la exhumación de Franco. Carmen Calvo asegura que “lo haremos rápido”. Y especificaba que “cuanto antes mejor”.

Publicidad

La decisión del Supremo de permitir la exhumación de Franco ha provocado ya las primeras reacciones en los partidos. Los diputados y dirigentes del PSOE han aplaudido el fallo del tribunal. Y la vicepresidenta, Carmen Calvo, ha tenido pronta respuesta al asegurar que el traslado se hará “rápido”.

“Lo haremos muy rápido, cuanto antes mejor porque es lo que nos pide la sentencia, y además porque es mejor hacerlo lo más lejos posible de la campaña electoral”, decía Calvo. “Es una dignísima noticia para los españoles, para el respeto a las víctimas de los dos bandos, para que la convivencia española sea plural en la libertad y también en la ética”, añadía.

Así, parece que el Gobierno pondrá en marcha toda la maquinaria necesaria para lograr llevar a cabo la exhumación antes del 10-N. E, incluso, antes del inicio de la campaña, que arrancará el 1 de noviembre.

En el mismo sentido se pronunciaba Pedro Sánchez en Twitter. Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, asegura que “hoy vivimos una gran victoria de la democracia española”. “La determinación de reparar el sufrimiento de las víctimas del franquismo guio siempre la acción del Gobierno. El Supremo avala la exhumación de los restos de Franco y su traslado a El Pardo. Justicia, memoria y dignidad”, añadía.

Reacciones políticas

Podemos se posicionaba cercano a la postura del PSOE.  Tanto la cuenta oficial del partido como Pablo Iglesias aplaudían la medida. Sin embargo, los dos señalaban que aún queda mucho por hacer. “Hoy se da un paso, pero queda mucho trabajo para reparar el daño causado a las víctimas de la dictadura”, decían desde la formación.

“Seguiremos luchando por la memoria, la verdad y la justicia”, añadía como conclusión a su mensaje Pablo Iglesias. El líder de Podemos aseguraba que era “un paso importantísimo”.

Desde el PP y Ciudadanos se han mostrado más neutrales. Ambos partidos se han limitado a asegurar que respetan las decisiones judiciales.

Mientras Casado ha evitado hacer declaraciones en redes sociales, Albert Rivera se ha decantado por asegurar que a los españoles la exhumación no les importa. “Afortunadamente, la dictadura de Franco acabó hace 44 años. Sánchez lleva un año jugando con sus huesos para dividirnos en rojos y azules, pero a muchos españoles a estas alturas no nos importan. Yo prefiero unir a los ciudadanos y hacer las reformas de futuro que España necesita”.

Las declaraciones más críticas llegaban de parte de Vox. Su líder, Santiago Abascal, asegura que la campaña socialista había empezado con “profanar tumbas”. Y anunciaba que su partido se “opondrá frontalmente” porque así defenderán “la liberta y el sentido común frente al totalitarismo y los trucos de propaganda electoral”.

Desde el PNV, Compromís, ERC y Bildu también se ha aplaudido la medida. Aitor Esteban criticaba la actitud “provocadora” de la familia Franco “por intentar llevarlo a la Almudena”. Por su parte, Baldoví reconocía que se había hecho muy poco en democracia “por reivindicar la memoria”.

Rufián aprovechaba para señalar que aunque se vaya a exhumar a Franco no se le va a “enterrar en la fosa común de una cuneta que los suyos no encontrarán jamás”. Y pedía además que se le sacara “del Congreso y de la Junta de Andalucía”. Otegi, por su parte, afirmaba que el franquismo sigue en España.

Publicidad

Comentarios