El Congreso acometerá una reforma, por valor de 258.000 euros, para instalar una plataforma elevable con la que Echenique pueda acceder a su escaño. Eso sí, será una reforma a medias, pues no se cambiará el acceso a la tribuna de oradores.

Publicidad

La llegada de Pablo Echenique como diputado al Congreso demostró que la Cámara Baja no estaba adaptada para necesidades especiales. De hecho, durante la investidura fallida de julio, tuvo que el presidente del pleno el que subiera con la urna para que el diputado de Podemos pudiera votar. En la de enero, siguió todo el proceso desde abajo, al lado de las taquígrafas y estenotipistas. Ahora, se acometerá una reforma de 258.000 euros para intentar paliar estas carencias de accesibilidad.

La Mesa del Congreso ha decidido encargar a la arquitecta conservadora de la Cámara la preparación de un proyecto de reforma de los escaños. Un cambio que permitirá la accesibilidad a los mismos a personas con dificultades de movilidad. Como es el caso de Echenique.

El presupuesto de la reforma, que se realizará en verano, durante las vacaciones, será de alrededor 258.000 euros. Por lo que a Echenique aún le esperan unos cuantos meses apartado de su grupo.

Plataforma elevable

El informe previo afirma que la solución más adecuada es instalar una plataforma elevable. Eso permitiría a Echenique acceder a su escaño, en la segunda fila detrás de los bancos azules del Gobierno. De esta manera, de paso, se respetarían las características del Hemiciclo, que está catalogado como patrimonio histórico.

Es precisamente por este concepto que no se pueden acometer reformas totales. Lo que complica las mejoras en algunos aspectos.

La plataforma sería un sistema “mecánico, homologado y oculto, que permite elevar una plataforma hasta una altura de tres peldaños”. Los justos y necesarios para que Echenique acceda al escaño.

El tiempo previsto para acometer la reforma es de cuatro meses. Se necesitarán 90 días para fabricar el mecanismo de elevación y otros 30 para instalarlo. Algo que se hará en verano.

Tribuna de oradores

Lo que no contempla la reforma es cambiar el acceso a la tribuna de oradores. Las escalerillas son muy empinadas y estrechas. Y el espacio donde se sitúa el orador es muy pequeño.

Por tanto, sería imposible instalar algún sistema sin destrozar parte de la construcción. Algo que no se puede hacer por pertenecer a Patrimonio Histórico. Por eso, Echenique no podrá acudir a la tribuna de oradores.

Publicidad

Comentarios