Correos ha dado ya respuesta a Vox sobre las acusaciones de la formación de «secuestrar» su propaganda electoral en País Vasco y Galicia. Desde Correos aseguran que consultarán a la JEC tras detectar vulneración de derechos fundamentales.

Parece que no hay elecciones sin polémica y las de País Vasco y Galicia no iban a ser diferentes. Vox ha acusado a Correos de «secuestrar» su propaganda electoral y negarse a repartirla. Desde Correos ya han dado respuesta a la formación y aseguran que consultarán a la JEC (Junta Electoral Central) para resolver todas las dudas.

Era este pasado lunes por la tarde cuando Vox presentaba alegaciones ante la JEC por entender que habían «secuestrado» su propaganda electoral. En el texto, la formación de Abascal solicitaba que se archivara la denuncia presentada por Correos y que se ordene «urgentemente» el envío de la propaganda. Entendían que la medida, adoptada por la Sociedad Estatal, era «absolutamente desproporcionada».

Pero Correos ha dado ya una respuesta a esa denuncia. Aseguran haber aplicado el artículo 16 del Reglamento. Éste prohíbe el envío postal cuya envoltura contenga textos o dibujos que vulneran los derechos fundamentales. Entre las frases que contiene la propaganda de Vox se puede leer que «el País Vasco proporciona ideología de género a los futuros maestros». También que «las violaciones aumentan el 37% en País Vasco» o que «los separatistas del BNG invitaron a un grupo terrorista a su mitin en Santiago».

Desde Vox aseguran que no suponen ningún ataque a los derechos fundamentales. Y que todos los titulares han sido extraídos de publicaciones que ofrecieron los datos. «Sin que se tenga noticia de que ninguna persona haya ejercitado acción alguna contra los medios que los publicaron», añade la formación.

En su escrito, la formación alega que impedir la entrega de los sobres sí que vulnera los derechos fundamentales. Entre ellos, el de Igualdad.

Decisión de la JEC

Tras la denuncia de Vox y las explicaciones oportunas de Correos, ahora la JEC la que tenga la última palabra.

Será la Junta la que decida si reanuda el envío, detenido por iniciativa propia de Correos, o lo mantiene suspendido.

No es la primera vez que Vox vive una situación similar. En las elecciones de 2015, fue la propia JEC la que paralizó el envío de propaganda electoral de la formación. En el sobre, una bandera de España. El caso acabó en el Supremo, de urgencia, que resolvió primero a favor de Vox. Dos años después, le dieron definitivamente la razón.

La JEC argumentó en su momento que la utilización de la bandera era contraria a la ley. Sin embargo, el Supremo entendió que el partido no colocó su nombre «en» la propia bandera. Recordó además en su sentencia que la ley regula el uso de la misma y prohíbe que se publique su imagen junto a siglas de partidos políticos. Sin embargo, «no impide su uso en cualquier acto electoral».

Aunque todos los partidos consideran importante el envío de las papeletas a casa, para Vox va más allá. Aseguran que muchos electores no se atreverían a coger la papeleta del partido en los colegios por la «estigmatización». Por lo que si no pueden llevar la papeleta de casa podrían perder esos votos.

Mucho más, aseguran, en lugares como País Vasco o Galicia, donde denuncian sufrir acoso por la celebración de actos.

Comentarios