La Generalitat Valenciana, el Ministerio de Ciencia y la empresa Global Omnium han firmado un convenio para poner en práctica una técnica con la que detectar el Covid-19 en aguas residuales con antelación incluso a posibles rebrotes.

Publicidad

Las aguas residuales podrían ser la clave para anticiparse al Covid-19 en el futuro en una localidad. Una técnica pionera estudiará ahora estas aguas para detectar el coronavirus con antelación, al conocerse que si aparece en ellas, la población puede desarrollar síntomas quince días después. Un tiempo más que suficiente para tomar las medidas adecuadas y evitar contagios masivos.

La Generalitat Valenciana, el Ministerio de Ciencia y la empresa Global Omnium han firmado este jueves un acuerdo para aplicar esta técnica pionera. Contribuirá a diagnosticar de manera temprana la evolución del Covid-19 a través de las aguas residuales. Tanto en la entrada de depuradoras como en las alcantarillas. Su precisión es tal que puede acotar concentraciones del virus en edificios concretos.

La nueva técnica es capaz de determinar cuantitativamente el número de unidades genómicas del virus presentes por litro de agua. Algo que permite establecer la curva de la epidemia tras hacer un muestreo de datos y análisis. Eso dará tiempo para anticiparse en el futuro y a dibujar una fotografía más perfecta de la progresión o retroceso de la pandemia en tierras valencianas.

Este método es un complemento a los test de diagnóstico. Con él se podrán acotar zonas, desde barrios hasta fincas, donde se acumulan más restos del Covid-19. Ahora mismo, Global Omnium, que colabora desde 2017 con el Ministerio de Ciencia, tiene capacidad para analizar a 50 ciudades. Pero en dos semanas lo podrán ampliar a 300.

Gracias a esta técnica, «estamos preparados para activar un sistema de alerta temprana», ha dicho el presidente valenciano, Ximo Puig.

Rastro

El coronavirus deja un rastro genético que se mantiene en el cuerpo de los infectados durante 20 días. Este rastro es expulsado mediante heces y orina, con lo que llega a las aguas residuales a través de las redes de saneamiento. Y todo ello desde el primer día de la infección.

No importa si el paciente tiene o no síntomas o si sabe o no que está infectado. Los restos virales se encuentran en sus deshechos.

Gracias a la técnica desarrollada por Global Omnium, y verificada por el CSIC, se puede monitorizar cómo se comporta la epidemia a nivel genérico y controlar a pequeñas poblaciones o barrios.

Publicidad

Comentarios