Carles Puigdemont tiene 2 opciones tras anunciar que irá en las listas europeas. El expresidente catalán se debate entre la renuncia y la detención si quiere salir elegido eurodiputado.

Publicidad

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont era designado este pasado fin de semana como candidato de Junts per Catalunya para las elecciones europeas del 26 de mayo. Sin embargo, sólo tiene 2 opciones y ninguna es salir elegido. O bien presenta su renuncia o bien se arriesga a la detención al ir a recoger el acta correspondiente.

La Ley Electoral vigente dificulta que Puigdemont, fugado a Bélgica, pueda recoger su acta como eurodiputado. Y es que tendría que volar a Madrid para ello. Este salto a la política europea podría ser así sólo un paso para intentar “internacionalizar” el proceso catalán y recobrar el protagonismo perdido.

Según la ley, los eurodiputados “electos” deben jurar o prometer la Constitución antes de conseguir su acta. Un paso que, a diferencia de los parlamentarios autonómicos, tiene que hacerse “ante” la Junta Electoral Central. Y tiene sede en Madrid. Aunque todo dependerá de cómo se interprete ese “ante”.

Detención o renuncia

Así pues, parece que sólo tiene 2 opciones. La primera, renunciar a su puesto. Evitaría así tener que volar a Madrid. La segunda, la detención. Y es que, en cuanto Puigdemont ponga un pie en España, será arrestado. Y es que la Justicia española le reclama desde que se fugara en 2017.

La única manera de evitar su detención es que la interpretación de la ley sea benévola con él. Así, se podría permitir a Puigdemont jurar su cargo de forma no presencial. Lo realizaría mediante una carta, videoconferencia o delegando en otra persona.

Por su parte, el propio Puigdemont no ha dado ninguna pista de lo que pretende hacer. En caso, eso sí, de que sea elegido. Pues las encuestas apuntan a que su partido podría quedarse sin representación en el Parlamento europeo.

Publicidad

Comentarios