Las elecciones del 28-A abrirán un espacio de negociaciones, ya que la mayoría absoluta parece una utopía para cualquiera de los partidos. Con los vetos y posibles alianzas, lo más probable es que solo haya 2 vías de Gobierno.

Publicidad

La convocatoria de elecciones generales para el 28-A no es aún oficial, -solo se ha anunciado la fecha-, y ya se piensa en todos los escenarios postelectorales posibles. Algunos partidos han anunciado sus vetos o las posibles alianzas, lo que prácticamente reduce a sólo 2 las vías de Gobierno tras los comicios.

Pactos que dependerán de los votos pero que pueden adelantarse ya en vista de lo anunciado por las formaciones. Así, por ejemplo, Cs ha asegurado que no sentará a la mesa de negociaciones con PSOE. Aunque algunos auguraban que podría reeditarse el llamado ‘El abrazo de 2016’, lo cierto es que los de Rivera han ratificado en su ejecutiva que pactarán con los socialistas.

Así pues, quedan solo 2 vías diferentes de Gobierno. Por un lado, el pacto de la moción de censura. Éste incluye al PSOE, Podemos y los partidos nacionalistas. Por el otro, el tripartito de Andalucía, con PP, Cs y Vox. La llamada alianza de Colón.

El pacto de la moción

La primera de las vías que se abre es la del pacto de moción. El PSOE será, previsiblemente, el partido que más escaños logre de aquellos que eliminaron a Rajoy del poder. Los socialistas necesitarían, eso sí, contar de nuevo con Podemos y los partidos nacionalistas para gobernar.

De momento, PDeCat y ERC han apuntado que Sánchez tendrá que sentarse a escuchar y no ir contra Cataluña para que ellos le apoyen. Conscientes de que pueden ser la llave que abra Moncloa para el PSOE, avisan de un escenario “ingobernable” si no se les tiene en cuenta.

Por su parte, el PNV sí ve de forma positiva haber dado apoyo a Sánchez para la moción. Por lo tanto, parecen bastante dispuestos a respaldarle llegado el caso tras el 28-A.

El otro gran partido del pacto, Podemos, se erige como garantía del cambio. Pero pese a ello, se abre a negociar con el PSOE y con las formaciones nacionalistas.

Con todo ello, el pacto de la moción de censura es la vía más inestable. Y es que los nacionalistas intentarán imponer su criterio. Podrían, dependiendo de los votos, vetar un posible Gobierno de Sánchez, como han hecho con los Presupuestos Generales que han llevado al presidente a convocar elecciones.

La alianza de Colón

Más segura parece la llamada alianza de Colón. Formada por el PP, Cs y Vox, repetiría el pacto de Andalucía.

De momento, los de Albert Rivera repiten el patrón. Aunque evitan hablar de las “fuerzas extraparlamentarias”, -pues los de Abascal no tienen aún representación en el Congreso-, se abren a pactar con el PP.

A su vez, los populares han reconocido abiertamente que podrían pactar con Cs y Vox. Los de Rivera ya utilizaron esta táctica en Andalucía, sellando el pacto solo con el PP. Éstos pactaron a su vez con los de Abascal. El resultado: dos documentos diferentes, sin que en ninguno aparezcan los tres juntos.

Ahora tendrán que cooperar para el buen funcionamiento de la Junta de Andalucía. Podría ser, sin duda, un buen ensayo para lo que podría suceder tras el 28-A.

Publicidad

Comentarios