Las reuniones de amigos y familiares han hecho que los contagios por Covid-19 aumenten significativamente en las últimas semanas. Muchos aprovechan el buen tiempo para sentarse en bares y terrazas y disfrutar de la vida social. Pero la prevención es fundamental y, junto a la mascarilla siempre, hay 3 claves para evitar infectarnos.

No son pocos los bares y terrazas que se han convertido en el origen de rebrotes en toda España. Las ganas de reunirse con familiares y amigos tras los meses de confinamiento han provocado que las medidas se relajen y se multipliquen los contagios. Sin embargo, con 3 sencillas claves, además del uso de la mascarilla, se puede evitar la infección fácilmente.

Los tips básicos siguen siendo la distancia de seguridad, la mascarilla y la higiene de manos. Pero algunas veces se relajan en las reuniones con nuestro círculo más íntimo. De ahí que muchas CCAA hayan impuesto la mascarilla obligatoria en todo momento. Algo que ya recomendaban los expertos. Cuanto mayor es el tiempo de uso, más son las posibilidades de cortar los contagios.

Los comensales deberían quitársela únicamente en los bares y terrazas para comer y beber. Y en caso de tener que guardarla, siempre en un sobre de papel.

Pero al margen de ella, hay 3 claves para evitar los contagios cuando nos sentamos en un bar o en una terraza a tomar algo.

Aire libre

Siempre que sea posible, lo mejor es elegir un sitio al aire libre. En los espacios cerrados, las partículas de alguien infectado pueden acumularse más rápidamente. Lo que aumenta el riesgo de transmisión. Además, en verano, los aires acondicionados y los ventiladores pueden ayudar a esparcir el virus a más distancia de la persona contagiada.

En cambio, al aire libre eso no pasa. El sol y calor ayudan, además, a que las partículas caigan más rápidamente a la superficie y se sequen. Dejan así al virus inactivado con más rapidez.

Nada de compartir

En un país con tradición de picoteo y raciones al centro de la mesa, este verano las costumbres deben cambiar. La recomendación es utilizar el cubierto limpio para echarse en cada plato la ración que corresponda. Hay que evitar que cada comensal meta su tenedor en un plato común.

Se recomienda además que las reuniones para tomar algo no sean muy numerosas. Así, se evitan grandes riesgos. También es importante comprobar que los pinchos no están expuestos en barra, sino en vitrinas cubiertas.

Higiene entre clientes

A la higiene propia de manos se une comprobar que los responsables del bar o terraza mantienen una correcta limpieza entre clientes. Entre los asuntos en los que fijarse están si se guarda la distancia entre mesas, si los camareros atienden con mascarilla o si limpian las mesas adecuadamente. También hay que ver si facilitan gel hidroalcohólico para los comensales.

Especialmente atentos hay que estar en los baños. Hay que tener cuidado con los secadores de mano, siendo lo ideal secarse con papel.

Comentarios