Josep Lluís Trapero, ex jefe de los Mossos d’Esquadra, declara este jueves en el juicio por el 1-O. Hasta 6 dudas tiene que resolver ante el Tribunal Supremo, siendo considerado además como una figura clave en los hechos.

Publicidad

El que fuera Mayor de los Mossos d’Esquadra durante el proceso catalán del 1-O, Josep Lluís Trapero, reaparece este jueves ante el Tribunal Supremo. Fuera de escena desde el 28 de octubre de 2017, cuando fue relegado de su puesto, se ha dedicado oficialmente a tareas administrativas.

Considerado figura clave del proceso, tendrá que defenderse una vez más. Durante este tiempo, de hecho, ha preparado a conciencia su defensa de cara a la Audiencia Nacional, ya que la Fiscalía le pide 11 años de cárcel.

Sin embargo, en este juicio tendrá que resolver hasta 6 dudas principales.

Estrategia

Habrá que ver si, como parece, basará su estrategia en dos líneas. La primera, defender la actuación de los Mossos durante el 20-S y el 1-O. Y la segunda, alejarse de las decisiones del Gobierno catalán. La Fiscalía y la Abogacía del Estado intentarán demostrar lo contrario.

20-S

Trapero tendrá que dar explicaciones de por qué los Mossos no desalojaron la concentración para permitir que la delegación judicial saliera sin problemas de la Consejería de Economía.

El bloqueo provocó que los agentes estuvieran atrapados 16 horas. Y que la secretaria judicial tuviera que salir por el teatro Coliseum, al lado de la Consejería. Anteriormente, Trapero había asegurado que la Guardia Civil no les había informado de la operación y que la concentración de 40.000 personas desaconsejaba recurrir a los antidisturbios.

ANC

También tendrá que aclarar las más de 40 ocasiones en las que contactó con Jordi Sánchez, presidente de ANC. Le pedía que fuera mediador. La Fiscalía cree que esas conversaciones demostrarían la connivencia entre policía y políticos.

Actuación el 1-O

Tendrá que defenderse también tras ser acusado de estar en el centro de la “rebelión”. El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto y el coronel Diego Pérez de los Cobos le acusan de no llevar a cabo un buen dispositivo el día del referéndum ilegal.

Trapero tendrá que explicar el por qué de ese plan y defender que, a su juicio, surtió más efecto que aquellos en los que intervino la Policía y la Guardia Civil.

Gobierno catalán

La connivencia con el Gobierno catalán será una de sus mayores losas. Aunque basará su defensa en dos días. El 26 y el 28 de septiembre, Trapero habría intentado convencer a Puigdemont y Junqueras para que desconvocaran el referéndum.

También fracasó su propuesta de realizarlo en la calle o en espacios privados para eludir la prohibición judicial.

27-O

El día de la declaración de independencia también sobrevuela a Trapero. La Fiscalía puede acusarle de no actuar a tiempo. El ex jefe de los Mossos confía en poder defenderse con el escrito en el que se puso a disposición del poder judicial para arrestar a los miembros del Gobierno catalán si así sucedía.

Publicidad

Comentarios