Hasta en 7 ocasiones Teresa Rodríguez plantó cara, de manera pública y privada, a Pablo Iglesias. Hasta su adiós. La relación política entre ambos no ha podido resistir más y la líder de Podemos en Andalucía ha terminado por abandonar el barco.

Publicidad

En un vídeo, como si de un matrimonio abocado a la separación amistosa se tratara, Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias daban por finalizada su relación política. Pero para llegar hasta este adiós, ambos se habían enfrentado públicamente en varias ocasiones. Hasta 7 veces han mostrado la líder de Podemos en Andalucía sus discrepancias con la dirección nacional.

A más de una crisis por año, -llevaban caminando juntos seis años-, la relación no ha aguantado. Siendo, además, los tres últimos años los más conflictivos. Las continuas diferencias entre la dirección de Podemos en Madrid y su homóloga andaluza han terminado por romper lazos.

Aprovechando que en Andalucía Podemos lograba los mejores resultados el 26M, Teresa Rodríguez ha tensado la cuerda. Hasta que se ha terminado por romper. La líder andaluza trataba de descentralizar su federación. Y librarse de paso de las órdenes que le llegaban desde Madrid. Sin embargo, tras la entrada de Iglesias en el Gobierno, Rodríguez ya no ha encontrado motivos para tomar el pulso a la dirección. Y se ha visto sola en su opinión de negarse a formar parte del Gobierno.

Repasamos los 7 desencuentros más llamativos entre Rodríguez e Iglesias, que han terminado con la salida de la primera de Podemos.

Coalición

Rodríguez ha mostrado por activa y por pasiva su rechazo a que Podemos formara parte del Gobierno de Sánchez. Ya en noviembre, argumentó que estos pactos podían provocar la «caída en picado o desaparición» del socio minoritario. Y, a la vez, que eso provocara el crecimiento de la extrema derecha.

A raíz de eso, las últimas críticas llegaban por los aplausos de los miembros de Podemos en la apertura de la legislatura.

Reforma laboral

Desde Andalucía han criticado duramente que Podemos haya renunciado a derogar la reforma laboral al completo.

Alternativas a Iglesias

Rodríguez siempre ha sido muy crítica con el excesivo liderazgo de Iglesias. Y han tratado en dos ocasiones de liderar una alternativa.

La primera, durante la celebración de Vistalegre I, la asamblea fundacional de Podemos. Fue en el otoño de 2014 y ya constituyó una gran diferencia entre ambas facciones. Los anticapitalistas no ocuparon ningún órgano de dirección al perder la alternativa a Iglesias.
Después lo intentaron en Vistalegre II, la segunda asamblea, en 2017. Volvieron a presentar una lista alternativa. Las relaciones mejoraron, al encontrar un enemigo común: Errejón.

Cataluña

El referéndum ilegal separó de nuevo a ambas facciones. Mientras en Andalucía entienden y defienden las tesis independentistas, Iglesias apuesta por una consulta pactada por el Estado.

Autonomía

Desde hace unos años, desde Andalucía aspiran a convertir su espacio en un sujeto propio, con censo y CIF. Una autonomía orgánica total. Querían seguir así la estela de la marca catalana de Podemos. Pero Iglesias nunca lo ha permitido.

En otras comunidades

Los de Rodríguez se unieron a IU en Madrid en las últimas elecciones autonómicas. Bajo la alianza ‘Madrid en pie’, fueron alternativa a la candidatura morada. También registraron partidos independientes en Aragón, Castilla y León y Murcia.

El chalé de Iglesias y Montero

Sin duda, fue uno de los encontronazos más sonados entre Rodríguez e Iglesias. La líder andaluza criticó duramente la compra del chalé de Galapagar. Algo que desencadenó una consulta organizada entre las bases para saber si la pareja debía seguir al frente de Podemos.

Los anticapitalistas cuestionaron la compra. El alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, -pareja además de Teresa Rodríguez-, llegó a asegurar en un comunicado que «tenemos el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y eso supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo». «Yo ni he pensado ni quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante en el barrio gaditano de La Viña», decía entonces. Uno de los enfrentamientos más recordados y que terminó por herir de muerte la relación entre ambas facciones.

Publicidad

Comentarios