Las autonomías se niegan a que el desconfinamiento se haga por provincias y prefieren realizarlo por áreas de salud. Así se lo exponían algunos presidentes autonómicos a Sánchez, que tomaba notaba y se mostraba abierto a debatir la propuesta.

Publicidad

Por séptimo domingo consecutivo, Pedro Sánchez se reunía de manera telemática con los presidentes autonómicos. Esta vez, para presentarles su plan de desconfinamiento por territorios. El presidente del Gobierno les explicó que los expertos aconsejan que la desescalada se realice por provincias. Pero las autonomías se niegan a ello.

Sánchez encontró oposición entre los dirigentes de Cataluña, Galicia, Castilla y León, Extremadura, Aragón y Comunidad Valenciana. Todos ellos abogan por hacerlo por áreas de salud, un marco geográfico menor a la de la provincia.

El presidente tomó nota y se mostró abierto a debatir la propuesta. Será este martes en la reunión técnica de los consejeros autonómicos con Salvador Illa. El mismo día en que Sánchez quiere aprobar el plan global de desescalada en el Consejo de Ministros.

Áreas de salud

Fue el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, el primero que propuso hacer el desconfinamiento por áreas de salud. En el caso de Galicia son siete, por 4 provincias. Lo que permitiría desescalar por territorios más pequeños. Así, las autonomías tendrían, además, algo de «flexibilidad».

En el caso de Cataluña también se prefiere esta opción. Al igual que en Galicia, en la región catalana existen siete áreas de salud. Cada una de ellas, además, se divide en ámbitos.

Desde Extremadura y Valencia se apoyó esta idea, aunque recordaron que el criterio tiene que ser el mismo en toda España. Y desde Aragón se abogó por empezar a normalizar la vida en las zonas rurales, olvidándose de las provincias. Una opción que apoyaron desde Castilla y León. 

Además, en la reunión, el presidente de Andalucía confirmó que ha elaborado un plan de desconfinamiento propio. Lo detallará este lunes pero en líneas generales propone abrir comercios y peluquerías el 11 de mayo. Una semana después, el 18, volverían los funerales, aunque sin velatorios. Y el 25 de mayo lo fijan como fecha para reabrir los bares y restaurantes, cumpliendo medidas de seguridad.

Con todo ello, Sanidad estudiará este lunes los planes territoriales para la desescalada. Se celebrarán dos reuniones, una técnica y otra con el Consejo Interterritorial de Salud. Se establecerán los criterios para ir desconfinando a la población. Y no se descarta una nueva prórroga del estado de alarma, aunque con medidas más relajadas que las impuestas hasta ahora.

Publicidad

Comentarios