Las CCAA han dado la voz de alarma y han avisado ya que la cifra de muertos por Covid-19 en España podría ser el doble de lo recogido en datos oficiales. Y es que el protocolo establece que solo se cuenten a aquellos que fueron sometidos al test y dieron positivo.

Publicidad

El método para contabilizar a los fallecidos por Covid-19 en el mundo está siendo un caos. Cada país dispone de su propio protoloco, lo que distorsiona el balance. En España, parecía haber menos distorsión. Sin embargo, las CCAA han avisado ya de que la cifra de muertos podría el doble de la oficial.

Sanidad dio instrucciones a las autonomías para disponer todos los días de un balance de contagios, curados y fallecidos. En concreto, el protocolo para los decesos establece que se contabilice a aquellos que fueron sometidos al test del coronavirus y dieron positivo. Por lo que se deja fuera del conteo a las muertes en domicilios o en las residencias de mayores. Y es que, hasta ahora, los test solo se han realizado en centros sanitarios.

Este método hace pensar que las cifras oficiales muestran así un número que no se corresponde con la realidad.

Ha sido el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha el que ha denunciado esta distorsión. Informaba este pasado lunes de que en esta comunidad se habían expedido en marzo un total de 1.921 licencias de enterramiento relacionadas con el Covid-19. Los datos oficiales, sin embargo, señalaban un total de 965 fallecidos.

Es decir, oficialmente, solo se recogen el 57,9% de los fallecimientos por coronavirus. En un comunicado, el Tribunal ha subrayado que la mera comparativa entre los fallecidos de este año y los del año anterior en el mismo periodo indican que «muy posiblemente» los casos sospechosos pero no confirmados también tenían Covid-19.

Son ya varios los presidentes autonómicos que han criticado este protocolo de Sanidad. Entre ellos, el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, que afirmó hace ya nua semana que existía una «orden» de «ocultar el número real» de fallecidos por coronavirus. Lo que a su juicio suponía «una estrategia». «Mueren muchas más personas por coronavirus de lo que se dice», aseguró.

En Galicia, Núñez Feijóo aseguró el pasado viernes que utilizaban un método «más riguroso» que el de otras CCAA «donde no se computan las personas que mueren en residencias». «Nosotros estamos computando todo», dijo.

La escasez de los test rápidos altera la gestión para contabilizar los casos de Covid-19. En los casos en los que los pacientes no necesitan ingreso hospitalario. O cuando el fallecimiento no se produce en hospital.

Illa defiende el conteo

Por su parte, el ministro de Sanidad ha defendido el conteo de fallecidos porque recoge «a toda aquella persona diagnosticada positivamente y que fallece».

«La definición de casos con la que estamos trabajando en una de las más exigentes y rigurosas de Europa», decía Illa. Tras las informaciones del Tribunal manchego, el ministro hablaba con el consejero de Sanidad de Castilla La Mancha, quien le constataba que las cifras «son conformes a esta definición y son correctas». «Es un tema muy serio. No nos engañamos a nosotros mismos. Las comunidades autónomas proporcionan datos conforme a esta definición de caso», afirmaba rotundo.

Publicidad

Comentarios