La detención de Josu Ternera se producía este jueves tras dos semanas de rastreo e investigación exhaustiva al etarra. El tratamiento contra su cáncer o sus colaboradores son algunas de las claves de este arresto.

Publicidad

La Guardia Civil detenía este jueves a Josu Ternera, el último símbolo de ETA, que ya había sido derrotada operativamente hace ya tiempo. Quedaba, sin embargo, la espina clavada de meter en la cárcel al exjefe político de la banda, huido desde hacía 17 años. Su detención llegaba por fin pasadas las 7:00 horas.

Una guardia civil señalaba a un tipo delgado en el aparcamiento de un hospital, en la localidad francesa de Sallanches. Sus compañeros franceses confirmaban la identidad de Josu Urrutikoetxea, conocido como Josu Ternera. Esa fue, sin duda, una de las claves de esta detención.

Pero ha habido más. La operación se había denominado ‘Infancia Robada’. Un homenaje a aquellos seis menores de edad que murieron en el atentado a la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987. Un ataque ordenado por Josu Ternera. Llevaba abierta desde 2002, cuando el Supremo ordenó la detención de Ternera. Éste escapó pero, desde entonces, la Guardia Civil no ha dejado de buscar.

Estrictamente, eso sí, la persecución comenzaba hace dos semanas. Y terminaba este jueves.

Siempre cauteloso, Josu Ternera se había rodeado de un amplio personal de colaboradores para vivir con seguridad. No mantenía contacto directo con su familia. Pese a ello, estuvo a punto de ser detenido en tres ocasiones en los últimos años. Por eso, su círculo más íntimo se reducía a cinco personas.

Hace dos semanas, uno de sus contactos indirectos, que había sido seguido, comentaba con otro algo relacionado con una cita en un hospital. Sin embargo, solo tenían una corazonada de que quizás podía ser Ternera.

Decidieron desplegarse por la zona hasta que dieron con él. La matrícula de su coche le situaban en la localidad de Saint Nicolas. Y descubrieron que se hacía pasar por ciudadano venezolano.

El terrorista, tras ser detenido, era tratado en el hospital. Según parece, de un cáncer. Después, era trasladado a dependencias policiales.

4 causas pendientes

Josu Ternera tiene 4 causas pendientes con la Justicia. La más importante, la del atentado de Zaragoza. Está procesado por los 11 asesinatos cometidos en ese ataque y por otros 88 frustrados con el coche bomba de la Casa Cuartel.

La segunda causa pendiente es por el asesinato de Luis María Hergueta Guinea. El directivo de la empresa Michelín recibió un tiro en la nuca en 1980.

Además, tendrá que responder por el caso de las ‘herriko tabernas’, acusado por un delito de integración en organización terrorista, en el marco de la investigación de la financiación de ETA.

Y, por último, por un delito de lesa humanidad. Fue en 2015 cuando el Juzgado Central 3 ordenó su detención en ingreso en prisión. Le procesó por delitos de lesa humanidad en relación con delitos de asesinato.

Publicidad

Comentarios