La sentencia del 1-O consta de 493 páginas. En ellas, las claves de la misma, las explicaciones oportunas y hasta los plazos en los que Junqueras y compañía podrán pedir la libertad condicional. La Generalitat tiene en su mano dar beneficios a los condenados.

Publicidad

¿Por qué han sido condenados por sedición y no rebelión? ¿Cuándo podrán pedir permisos y libertad condicional los condenados? ¿Existe el derecho a decidir? Son preguntas que la sentencia del 1-O responde en sus 493 páginas. Un fallo histórico del Supremo y uno de los más importantes de la democracia española.

Sedición y malversación

Una de las claves de la sentencia es, sin duda, la explicación de la condena por sedición y no por rebelión. Para los jueces del Supremo es “indiscutible” que hubo episodios de violencia. Sin embrago, no fue algo “instrumental”. Tampoco “funcional” ni fue “preordenada de forma directa” por los condenados.

El tribunal resalta que para que haya rebelión, el delito debe ser real. Y no “una mera ensoñación del autor o un artificio engañoso”. El objetivo, aseguran, era “movilizar a unos ciudadanos que creyeron estar asistiendo al acto histórico de fundación de la república catalana”.

Se trataba, aseguran, “de una fórmula de presión política” porque eran conscientes de que no hay un marco jurídico para la secesión. Sí cometieron sedición porque movilizaron a la ciudadanía a un alzamiento público y tumultuario. Que impidió, además, la aplicación de las leyes y obstaculizaba las decisiones judiciales.

Aunque todos los consejeros asumieron de forma solidario los gastos para la realización del referéndum ilegal, a algunos se les ha eximido de este delito. Ha sido el caso de Mundó, Vila, Borrás, Forn y Rull.

El tribunal dice que que no ha quedado acreditado que ninguno de ellos pusieran la estructura de sus departamentos para la celebración de la consulta.

Derecho a decidir y desobediencia

En la sentencia, el Supremo ha querido recordar que no existe el derecho a decidir. “Su realidad no es otra que la de una aspiración política”, recogen.

Además, señalan que el derecho de autodeterminación que los condenados dijeron sería solo de una parte de la ciudadanía. Esa que “se dejó seducir por las llamadas del Govern a una votación que se presentaba falzamente como legítima”.

En cuanto al Parlamento catalán y, a propósito de la actuación de Forcadell, el Supremo explica que su protección no se extiende “a actos intencionados de rechazo de las decisiones del Tribunal Constitucional”.

Tercer grado

El Supremo rechaza en la sentencia prohibir el tercer grado antes de cumplir la mitad de la condena. Los jueces aseguran que sería adelantarse a las decisiones de la administración penitenciaria.

Así, los independentistas condenados podrían empezar desde el primer día a disfrutar de salidas diarias de prisión o permisos. Algo que depende, además, de la Generalitat catalana.

Libertad condicional

Por otro lado, con la sentencia en la mano, los ‘Jordis’ son los primeros que pueden pedir el tercer grado. Será el 14 de octubre de 2023, cuando hayan cumplido las dos terceras partes de su condena de 9 años de cárcel. El último en poder plantear esta suspensión será Junqueras, el 30 de junio de 2026.

Las fichas informatizadas de los condenados establece también las fechas para comenzar a pedir permisos. Así, Junqueras podrá solicitar permisos el 30 de enero de 2021. Y se considera que habrá cumplido la pena definitivamente el 29 de octubre de 2030.

Romeva, Bassa y Turull, condenados a 12 años, podrán pedir permisos el 16 de febrero de 2021 y la excarcelación adelantada el 15 de febrero de 2026. Habrán cumplido condenada el 14 de febrero de 2030.

El 15 de junio de 2020 será el día en que Forn pueda pedir su primer permiso y el 28 de octubre de 2024 la libertad condicional anticipada. La Justicia dará por cerrada su condena el 27 de abril de 2028.

El  13 de agosto de 2028 terminará la condena de Rull, que podrá pedir permisos el 1 de octubre de 2020 y optar a libertad condicional el 13 de febrero de 2025. Por su parte, Forcadell esperará hasta el 31 de enero de 2021 para los permisos y el 14 de noviembre de 2025 para optar a la libertad condicional. Se dará por cerrada su condena el 13 de septiembre de 2029.

Publicidad

Comentarios