El anuncio de las cuatro vicepresidencias del Gobierno ha caído como una bomba en Podemos. Una noticia que ha descolocado en la formación morada, a la que no ha sentado bien la entrada de Teresa Ribera.

Publicidad

La formación del Gobierno está trayendo de cabeza ya a más de uno en Podemos. El nombramiento a cuentagotas provoca ya los primeros roces entre socios. Y el anuncio de las cuatro vicepresidencias no ha sentado bien en la formación morada, que esperaba solo dos más sumadas a la de Iglesias.

La cuarta vicepresidencia ha pillado por sorpresa a un Podemos que se ha mostrado descolocado. Durante la negociación con el PSOE, se acordó que habría tres vicepresidencias. Una, para Pablo Iglesias. Y dos para miembros socialistas. Ya entonces se sabía que irían destinadas a Carmen Calvo y a Nadia Calviño. Y hasta ahí, Sánchez ha cumplido.

Sin embargo, el presidente del Gobierno se ha sacado de la manga una nueva vicepresidencia que parece haber caído de primeras como un jarro de agua fría en Podemos. Aunque la formación no ha valorado esta decisión, el malestar es evidente. Y es que la cuota de poder de Iglesias queda así diluida con la entrada de Teresa Ribera como vicepresidenta de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Segundo roce

Muchos podrán ver en esta decisión una especie de venganza de un Sánchez que vio filtrados los nombres de los ministros de Podemos muy a su pesar. Y es que quería ser él mismo quien hiciera públicos los nombramientos.

Sin embargo, desde la formación morada se adelantaron y filtraron el nombre de los miembros que ocuparán cartera. A Iglesias como vicepresidente se unirán Irene Montero (Igualdad), Yolanda Díaz (Trabajo), Alberto Garzón (Consumo) y Manuel Castell (Universidades).

Poco a poco se irán conociendo el resto de nombramientos, aunque Sánchez quiere tenerlo todo bien atado antes de dar los nombres.

Publicidad

Comentarios