Una semana después de decretarse el estado de alarma, aún hay quien intenta saltarse el confinamiento. Y para ello alega excusas a cada cual más absurda. La Policía ha pasado de advertir a sancionar. Y es que detectan enseguida quién está mintiendo y quién no.

Publicidad

Sacar el perro a kilómetros de casa, ir a otro pueblo a por leche o a la compra sin dinero ni tarjetas. Son muchas las excusas (absurdas) que se encuentra la Policía entre quienes se saltan el estado de alarma y salen a la calle sin razón alguna. Sin embargo, una semana después, muchas de ellas ‘ya no cuelan’ y los agentes han comenzado a sancionar duramente a quien intenta saltarse el confinamiento.

Las sanciones han aumentado con el paso de los días. Las multas van desde los 600 a los 30.000 euros. Y aunque al principio las autoridades fueron más laxas y permitieron ciertos comportamientos, a partir del 20 de marzo ya no se toleran.

Sobre todo, en los casos en los que las excusas son de lo más absurdas. La mayoría alega ir a comprar. Pero algunos lo hacen en zonas donde no hay un supermercado o en días festivos, cuando están cerrados. Hay quien lo hace sin dinero en efectivo ni tarjetas.

Se ha visto a gente disfrazada de dinosaurio y en Madrid un hombre se hizo pasar por militar. Fue cazado y detenido al presentar un carné falso.

Hay quien alega que va a ver a familiares o amigos, algo prohibido. O quien saca a un perro de peluche, un conejo y hasta a una cabra.

Muchos han intentado agredir a los agentes cuando han sido interceptados. Los que van en bicicleta son muchos y una mujer fue recientemente detenida por salir a correr y encararse a los agentes cuando le dieron el alta.

Entre los casos que se han dado estos días también un hombre que aseguró que había salido a dar una vuelta. Pero fue pillado en la ribera del río con aparejos y botas de pesca. Otro aseguró que iba a por un paquete. Pero lo hacía en bici y vestido de ciclista.

Hay quien ha sido pillado paseando al perro a kilómetros de su casa. Otros tomando el sol en la playa porque hacía calor y necesitaba «airearse». Y en Tenerife los agentes tuvieron que sacar a una turista de la piscina.

Controles en carretera

Los controles en carretera han aumentado este fin de semana. Y las excusas no se han hecho esperar. El objetivo era evitar que muchos se fueran a segundas residencias.

Entre lo que se han encontrado los agentes, el hombre que aseguró que iba a su pueblo porque la leche le salía más barata. O el que preguntó por qué no podía pasar el fin de semana con su novia.

Otra mujer puso como excusa que iba a visitar a su abuela. Cuando le preguntaron dónde vivía y la edad que tenía, cambió la versión y aseguró que era a su madre. Pero tampoco sabe su edad. Sancionada.

Por último, se ha hecho viral en redes sociales la multa que le pusieron a un hombre de 77 que no dudó en enfrentarse a la Policía Municipal en Madrid. Concretamente, en la zona de La Latina. El hombre aseguró que estaba cazando Pokemon.

Con todo ello, la Guardia Civil asegura que el tráfico ha bajado entre el 80 y el 85% este fin de semana respecto a otro normal. Y tras pasar la primera semana de advertencia, los agentes han multado ya a cerca de 30.000 personas.

Publicidad

Comentarios