Los organizadores del Mobile World Congress han dado explicaciones este jueves en rueda de prensa sobre la cancelación del congreso. “Ha sido causa de fuerza mayor, la mayoría no iba a venir”, han dicho, asegurando que la decisión no ha sido tomada “a la ligera”.

Publicidad

Con la promesa de volver el año que viene, los organizadores terminaban en positivo la rueda de prensa ofrecida este jueves en Barcelona tras decidir cancelar el Mobile World Congress. El principal responsable de la organización, John Hoffman, ha explicado que ha sido “causa de fuerza mayor”. Y ha confirmado que “la mayoría no iba a venir”. Lo que hacía muy difícil la celebración del mismo.

Los organizadores han querido dar las explicaciones oportunas. Incluyendo por qué no realizar un congreso más pequeño. “Nuestros compradores nos indicaron que no vendrían”, ha argumentado. También se plantearon aplazarlo, pero era imposible saber “cuándo concluirá esta situación”. De hecho, según los cálculos, hasta mayo no se espera que el coronavirus remita. Lo que supondría convocar a las empresas al otoño o invierno, muy cerca de la celebración de 2021. Por lo que no tendría sentido.

Acompañado por representantes del Ayuntamiento, la Generalitat, el Gobierno y la Fira de Barcelona, Hoffman ha alegado que las razones de la cancelación han sido la “salud y seguridad”.

Una vez cancelado, ahora se intentará reducir el coste de la misma. El evento moviliza a 2.800 empresas y genera un impacto sobre Barcelona de 500 millones de euros. Los organizadores dejaban claro también que la ciudad estaba preparada para acoger el congreso.

“Estaba todo a punto para hacer la mejor edición”, ha dicho la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Añadía además que lamentaba la cancelación no solo por el impacto económico sino también “por el trabajo realizado”.

Los organizadores han asegurado que la decisión no ha sido tomada “a la ligera”. Y que ha ido cambiando según fluía la situación.

Sangría de bajas

La cancelación llegaba después de una sangría de bajas. La primera en anunciar que no asistiría fue la coreana LG el pasado 5 de febrero. Desde entonces, más de una treintena de empresas decidían seguir sus pasos.

Así, los comunicados de abandono llegaban poco a poco. Entre las compañías de más renombre, AT&T, Amazon, Sony, McAfee, Ericsson, Facebook o Nokia.

Pero fue, sin duda, las bajas de los operadores europeos lo que precipitó la decisión de cancelar. Vodafone, Deutsche Telekom, BT y Orange anunciaban que no estarían. Con mucho poder en la organización del Mobile, decantaban la balanza.

El temor al coronavirus podía finalmente a las explicaciones de las autoridades. Tanto el Gobierno español como la OMS no han decretado emergencia sanitaria alguna. Y aunque reforzaron medidas de seguridad y control, aseguraron en todo momento tener controlada la situación. De hecho, en la rueda de prensa de este jueves, se hacía hincapié en ello. Insistían en que podía haberse celebrado sin problemas. Algo que ya no sucederá. Las empresas se tendrán que ver ya el año que viene.

Publicidad

Comentarios