El rechazo a los Presupuestos Generales de 2019 trae consigo la caída de una serie de medidas que ya no verán la luz. Otras, en cambio, podrán seguir pese a que las cuentas hayan sido tumbadas.

Publicidad

Hasta 25 medidas se quedarán por el camino tras el rechazo del Congreso a los Presupuestos Generales presentados por Pedro Sánchez. Al presidente del Gobierno parece quedarle una sola salida, las elecciones. Pero no es la única consecuencia. Algunas de esas medidas previstas podrán salir aún adelante sin Presupuestas. Otras muchas nunca verán la luz. La mayoría de estas últimas, además, de carácter social.

Prácticamente todas se convertirán en arma electoral de cara a los comicios que, parece, convocará Sánchez esta misma semana. De hecho, el Gobierno ya ha asegurado que el presidente del Gobierno anunciará este próximo viernes si adelanta la llamada a urnas. Todas las fuentes apuntan a que podrían celebrarse el 28 de abril.

Medidas que siguen

Cuatro de las medidas previstas en los Presupuestos sí seguirán adelante. Pese a que los Presupuestos no salgan.

La primera, la subida de las pensiones. Un aumento del 1,6% desde enero de este año. Además, las mínimas y las no contributivas subirán un 3%. Se aumenta también la base reguladora de las pensiones de viudedad hasta el 60%.

También seguirá adelante la subida de al menos el 2,25% en el sueldo de los empleados públicos.

Además, el Salario Mínimo Interprofesional se situará en 900 euros y el nuevo bono social eléctrico para familias en riesgo de pobreza energética también tiene recorrido.

Las que no verán la luz

Entre las medidas que no verán la luz ya tras el rechazo destacan las de gasto. Así, no habrá subida del gasto social, previsto en un 57% del total, o se caen los 220 millones adicionales contra la violencia de género. 

Tampoco se destinarán 25 millones al programa de protección familiar ni los 30 millones para los menores no acompañados. Además, el I+D+i pierde el incremento de 357 millones previstos.

Los desempleados tendrán que llegar a los 55 años (y a no los 52 como quería el Gobierno) para percibir la prestación de larga duración. Y el gasto en dependencia se queda sin el aumento del 60%.

En cuanto a infraestructuras, se pierden los 7.572 millones de euros que pretendían insuflarse.

Tampoco salen adelante la financiación de las cuotas sociales de las cuidadoras no profesionales, ni la eliminación del copago farmacéutico en varios casos. No habrá además un aumento del 10,2% en becas ni se rebajarán las tasas universitarias. Y el llamado Plan de Choque de Empleo Juvenil se queda sin los 670 millones que se preveían.

Por último, tampoco verán la luz el Plan 20.000 viviendas, que pretendía facilitar el alquiler para jóvenes; el incremento de 5 a 8 semanas en los permisos de paternidad; y la universalización de la escuela entre 0 y 3 años.

Impuestos

Por otro lado, las subidas de impuestos previstas tampoco se darán ya. Entre ellas, la del diésel, la llamada ‘Tasa Google’, la ‘Tasa Tobin’ para transacciones financieras o la elevación del IRPF en las rentas más altas.

Tampoco subirán el impuesto de sociedades para grandes compañías, ni la subida del 7% de la base máxima de cotización a la Seguridad Social, así como el gravamen del 5% sobre los dividendos y plusvalías procedentes del exterior.

Al igual que las subidas, tampoco verán la luz las bajadas de impuestos. Así, se pierde por el camino la reducción del IVA en los productos de higiene femenina, los servicios veterinarios y los libros digitales. Ni tampoco el recorte del tipo impositivo de Sociedades.

Cataluña

En cuanto a Cataluña, las medidas que se quedan fuera tras el rechazo a los Presupuestos son tres. La primera, la subida del 52% de la inversión territorializada en Cataluña.

En segundo lugar, los 989 millones adicionales en las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica.

Y, por último, los 350 millones que se iban a destinar para cumplir las medidas económicas acordadas en la comisión mixta el pasado mes de septiembre.

Con todo ello, el rechazo a los Presupuestos implica además mayor déficit para el 2019. A cambio, se esperan dos décimas más de crecimiento económico y mejora en la creación de empleo.

Publicidad

Comentarios