Si hay quien pensaba que con la nueva normalidad las multas se habían acabado, está muy equivocado. Y es que las sanciones pueden ir de los 100 a los 600.000 euros, dependiendo de qué norma se haya saltado.

Publicidad

Con la llegada de la nueva normalidad, cada comunidad autónoma ha establecido sus propias normas. Y, como todas las reglas, saltárselas conlleva a multas económicas en muchas ocasiones. Algunas son compartidas, como el uso obligatorio de la mascarilla. Entre todas, las sanciones pueden ir desde los 100 a los 600.000 euros, dependiendo de qué norma se haya saltado uno.

Hasta que se desarrolle una vacuna o un tratamiento efectivo, no queda más remedio que convivir con el Covid-19. Y eso implica cumplir también ciertas normas de seguridad. Las tres básicas son la mascarilla, la distancia social y la higiene de manos.

Las multas por incumplir dependen ya de las CCAA. La más común, y dictada desde el Gobierno central, es la de 100 euros por no llevar mascarilla cuando se requiere. Es decir, en sitios cerrados o en calle si no se puede guardar la distancia de 1,5 metros. La sanción más grave se elevaría a los 600.000 euros. Y se impone por conductas que puedan poner en grave riesgo la salud pública. En general, se aplicarían a comercios o responsables de locales como discotecas por ejemplo.

La ley establece además que cada ciudadano tiene que adoptar las medidas necesarias para evitar contagios. Desde guardar la distancia a evitar aglomeraciones. Aunque de momento no hay criterio específico, incumplir estas normas podrían acarrear multas de entre 3.001 y 600.000 euros.

Aforo

Los dueños de los establecimientos son quienes más atentos tienen que estar. Incumplir el aforo máximo o no asegurar la distancia de seguridad puede conllevar multas de entre 601 y 30.000 euros. Todo ello en función del riesgo, las personas implicadas y la persistencia de las acciones.

En los últimos días, han sido varios los locales clausurados por denuncias de vecinos. En su mayoría, locales de ocio nocturno donde no se guardaba la distancia de seguridad. Tampoco se apreciaba el uso de mascarillas y los clientes, la mayoría jóvenes, llegaban incluso a compartir vaso.

No establecer espacios delimitados ni garantizar las medidas de higiene, con geles hidroalcohólicos por ejemplo, también conllevará a multas para los locales.

Pese a ello, ya hay quien se ha quejado de la falta de multas. Sobre todo, por no utilizar la mascarilla cuando se requiere. Son innumerables las imágenes de grandes grupos sin esta medida.

Publicidad

Comentarios