El balance de las protestas organizadas por Tsunami Democrátic durante el clásico Barcelona-Real Madrid ha sido de 60 heridos y 9 detenidos. Las callas de alrededor del Camp Nou no recuperaron la calma hasta pasada la medianoche.

Publicidad

Querían altercados y, finalmente, los hubo. Tsunami Democrátic llevó a cabo una gran protesta durante la celebración del clásico entre el Barcelona y Real Madrid en el Camp Nou. Ante el estadio, la plataforma independentista organizó una concentración que terminó con 60 heridos (58 leves y dos menos graves) y 9 detenidos.

Las detenciones se realizaban por desórdenes públicos, lanzamiento de objetos a la policía y atentado a agentes de la autoridad. De los 60 heridos leves atendidos por el SEM hasta la medianoche, 58 son considerados leves. Y los otros dos, menos graves, por fracturas. Del total de lesionados, 13 eran trasladados a centros médicos, según informaban los Mossos y el propio Sistema de Emergencias Médicas.

No fue hasta pasada la medianoche que las calles de alrededor del Camp Nou recuperaron la calma. Fue después de que la Policía tuviera que cargar contra los manifestantes. También se dispararon balas de ‘foam’ para dispersas a los violentos. Éstos lanzaron botellas de cristal y hasta un cóctel molotov contra los agentes.

Los Antidisturbios compartieron en Twitter imágenes de los altercados, donde se quemaron varios contenedores de basura. E incluso una palmera.

Boixos Nois

Los incidentes comenzaban con el enfrentamiento entre una treintena de radicales, que exhibían simbología de los Boixos Nois y de los Supporters Barça, con los manifestantes independentistas. Que en ese momento ocupaban la Travessera de les Corts ante el estadio del Barcelona.

Efectivos de la Brigada Móvil, -los Antidisturbios de los Mossos-, separaban a los grupos y los dispersó. Lo que generó aún más tensión con los manifestantes.

Anulados los aficionados radicales, los Mossos tuvieron que mantener un doble cordón en la Travessera, con manifestantes independentistas a ambos lados. Al tratar de retirarlo y entrar por el acceso de vehículos del estadio, comenzaron los primeros altercados y la quema de contenedores.

Pese a todo, los jugadores y los árbitros accedían sin incidentes al Camp Nou. Los manifestantes solo pudieron silbar y recibir con consignas independentistas al autobús del Real Madrid. Según la Guardia Urbana, se concentraron unas 5.000 personas para recibir a los equipos.

En el interior, los vigilantes dejaron pasar las pancartas con el lema «Spain, sit and talk» (España, siéntate y habla). Pero no las caretas de Messi con las banderas azulgrana y la senyera.

Publicidad

Comentarios