¿Por qué en España hay ya más muertes por coronavirus que en China? Los datos arrojan que las cifras son mayores en nuestro país. Algo que pocos se explican. Pero hay razones para ello.

Publicidad

Antes del balance de este jueves, el número de fallecidos en España por coronavirus supera los 3.400. Una cifra que es mayor ya que la registrada en China, origen de la pandemia. ¿Por qué? Las razones son variadas e incluso entra la genética. Pero la mayoría lo achaca a las duras medidas de confinamiento que impuso el país asiático.

De hecho, en Madrid, los ciudadanos chinos fueron los primeros en echar el candado y cerrar sus negocios. Comenzaron una cuarentena antes incluso de que lo dictara el Gobierno.

Desde China se insiste en que las medidas deben ser más restrictivas para lograr que toda la gente se quede en casa. Las muertes en Italia, por ejemplo, superan las 6.000. Y hasta hace unos días aún se dejaba practicar deporte en la calle.

Los expertos chinos que combatieron al coronavirus en Wuhan advierten de que hay que corregir rápidamente cuatro errores. El primero, que haya demasiada gente en la calle. También que se cierre el transporte público. El tercero, que se restrinja la circulación de vehículos al máximo. Y, por último, que se pare toda la actividad económica, ya que hay demasiada gente trabajando fuera de casa aún.

Así, desde China insisten en que una de las razones de mayor mortalidad es el confinamiento. Muchos se han contagiado a la vez y, lógicamente, los hospitales no pueden atender a tanta gente. También faltan materiales por el mismo motivo.

Precvisión, hospitales…

Otra de las causas es la falta de datos. No se conoce aún cuántos han podido tener coronavirus. Por dónde y a quién lo han propagado. Y ni siquiera si han sabido que lo han pasado. Estas infecciones indocumentadas a menudo experimentan síntomas leves o son asintomáticos. Por lo que han podido expandir el contagio sin ser conscientes de ello. Algo que ha podido pasar en España. 

Algunos argumentan que la falta de hospitales puede hacer que muchos pacientes leves vean su estado empeorar progresivamente. España ha intentado paliar esa situación medicalizando hoteles y aprovechando otras infraestructuras, como es el caso de Ifema.

La edad media de la población también es un problema en cuanto a mortalidad. El coronavirus ataca especialmente a los más mayores. En España, como en Italia, la población está más envejecida en comparación con China.

China, además, recurrió a la tecnología en las calles para frenar la pandemia. Tomaba la temperatura a la entrada de los restaurante, por ejemplo. El Gobierno también utilizó los datos de los móviles de los ciudadanos para controlar los movimientos masivos. Algo que en Europa no se puede hacer por la Ley de protección de datos.

Por último, China no deja de ser una dictadura. Sus ciudadanos están acostumbrados a callar y obedecer. Y las sanciones y castigos por saltarse la cuarentena van mucho más allá de las multas económicas que se ponen en España.

Publicidad

Comentarios