Los escenarios que se abrirán en Cataluña si Torra es inhabilitado por su juicio por desobediencia son únicamente 3. Pere Aragonés podría tomar el relevo como presidente de la Generalitat. O quizá lo haga un candidato de JxCat. La última opción es ir a elecciones.

Publicidad

Si el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) condena a Quim Torra a inhabilitación para cargo público, y la sentencia es ratificada por el Supremo, se abriría en Cataluña una situación inesperada. Con 3 únicos escenarios sobre la mesa. Y sería Pere Aragonés, actual vicepresidente, el que eligiera el más adecuado.

Los 3 escenarios pasan porque Aragonés ocupe el lugar de la presidencia de la Generalitat. O porque lo haga un candidato de JxCat. La última opción es adelantar elecciones y que sean los catalanes quienes elijan.

Aragonés

Desde el momento en que el Supremo ratificase la inhabilitación de Torra, su vicepresidente, Pere Aragonés, asumiría el cargo. Así lo establecen los artículos 6.2,7.1 y 7.3 de la Ley 13/2018 del 5 de noviembre.

En paralelo, se pondría en marcha un plazo de diez días para que el Parlamento de Cataluña eligiera un nuevo presidente de la Generalitat. Si no se consiguiera en ese plazo, empezaría la cuenta atrás de dos meses.

Si en ese tiempo tampoco se lograra un acuerdo, se convocarían automáticamente las elecciones. Así, cualquier calendario político catalán dependerá de la fecha de resolución del Supremo, posterior a la del TSJC.

JxCat

La sustitución de Aragonés podría ser algo temporal. El segundo escenario que se abre es que sea un candidato de JxCat el que tomara el relevo de Torra. El partido principal de Gobierno propondría el nombre de un nuevo candidato a president, como ya acordaron JxCat y ERC al inicio de la legislatura.

Ese pacto establece que un miembro de ERC ocuparía la presidencia del Parlamento catalán y a uno de JxCat al frente de la Generalitat. Tras las elecciones de 2017 los candidatos fueron, por este orden, Puigdemont (huido de la Justicia española), Jordi Sánchez y Jordi Turull (en ese momento en prisión preventiva). La CUP y los tribunales impidieron que alguno de ellos pudiera ser el presidente catalán.

Según fuentes de JxCat, la primera opción tras Torra es Puigdemont, que aún es diputado autonómico. Una posibilidad que no gusta en ERC. De no ser él, lo que está claro es que sería alguien de su plena confianza.

Elecciones

El tercer escenario que se abre si Torra es inhabilitado es que haya nuevas elecciones. Es poco probable que ERC y JxCat no se pongan de acuerdo, pero podría pasar. De cumplirse el plazo que dicta la ley, los catalanes serían llamados a urnas otra vez.

Sin embargo, no parece que ninguno de los dos partidos quiera ir a un adelanto electoral. Y es que por medio está la investidura de Pedro Sánchez, con ERC abierta a la abstención. Además, la Generalitat lleva sin Presupuestos desde 2017. Torrent, por su parte, está siendo investigado por la Fiscalía por posible desobediencia. Y la decisión del Supremo sobre Torra podría alargarse hasta finales de 2020. La legislatura, para entonces, habría superado ya los tres años, un plazo razonable para el adelanto de elecciones. En este escenario, Aragonés sería el presidente temporal y a primeros de 2021 los catalanes votarían otra vez.

Publicidad

Comentarios