Pedro Sánchez se enfrenta a una investidura en la que tendrá hasta 5 escenarios diferentes. Con previsiblemente 173 votos a favor, tendrá que ver cómo lograr los apoyos que le faltan.

Publicidad

El pasado 28 de abril, Pedro Sánchez ganaba las elecciones. Sin embargo, sus 123 diputados se quedaban lejos de la mayoría absoluta, establecida en 176. Número indispensable para poder lograr la investidura en una primera ronda de votación.

Con los resultados, Sánchez podrá contar con 173 apoyos. Los 123 del propio PSOE, los 42 de Unidas Podemos, los 6 del PNV, el de Compromís y el del Partido Regionalista de Cantabria. Aunque algunos han puesto ya condiciones encima de la mesa, como el PRC, parece que todos darán su ‘sí’ al ahora presidente en funciones.

Esos votos podrán hacerse valer en 5 escenarios diferentes.

Presos

El Congreso podría rebajar el número de la mayoría absoluta al estar cuatro diputados suspendidos. Lo que proporcionaría a Sánchez quedarse a un solo voto. Pero aunque no lo hiciera, si Junqueras y compañía no renuncian a sus escaños, sus ausencias contarán como abstenciones. Algo que podría permitir al presidente lograr la investidura en segunda ronda.

Navarra

Definiéndose aún los pactos tras las elecciones del 26M, lo que ocurra en Navarra podría trasladarse a la política nacional. Si los socialistas facilitan el Gobierno de Navarra Suma, sus dos diputados en el Congreso podrían hacer lo propio con el candidato socialista. Así, Sánchez no dependería de Coalición Canaria.

Coalición Canaria

Los dos escaños del partido canario se antojan imprescindibles, salvo si son sustituidos por los navarros. Con el escenario de una abstención de los presos, los de Ana Oramas tendrían que abstenerse también. Si se suman al ‘no’, dejarían a Sánchez con 173 votos a favor y 174 en contra, no pudiendo llegar a Moncloa.

Cambio de socio

Desde el PSOE miran a Podemos como su “socio preferente”. Pero hay socialistas que apuntan ya que podrían tantear a Ciudadanos. Solo con sus votos, ambas formaciones sumarían 180 diputados. Pasarían de largo la mayoría absoluta y no necesitarían de más partidos para la investidura. No parece un escenario factible, pues Albert Rivera ha repetido en innumerables ocasiones que no pactará con Sánchez. Las negociaciones municipales y autónomas, sin embargo, podrían hacerle cambiar de opinión.

Abstención del PP

El foco está puesto en las pequeñas formaciones. Pero poco necesitaría el PSOE si el PP o Ciudadanos se abstuvieran. Desde Moncloa han lanzado ya este gesto como “un servicio a España”, en la línea de lo que el PSOE hizo en 2016 para que gobernara Mariano Rajoy y se desbloqueara la situación política.

Publicidad

Comentarios