A la falta de recursos general por la crisis sanitaria del coronavirus, los intensivistas denuncian ahora la falta de sedantes para los pacientes intubados en la UCI. Un desabastecimiento que, indican, es «nacional» e «internacional».

Publicidad

Al límite de plazas, sin medidas de protección necesarias y ahora también sin sedantes. La situación de las UCI en algunas autonomías es realmente desoladora. No solo hay escasez de respiradoras sino también ahora de fármacos. Sobre todo, para sedar a los pacientes intubados.

La intensivistas, a través de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) han denunciado la situación. La avalancha de enfermos ha hecho que empiece a haber desabastecimiento de estos medicamentos sedantes. Esenciales para los enfermos más críticos.

La escasez, aseguran, no es solo nacional sino también internacional. Y ha llevado a considerar «otras pautas de sedación no tan habituales en función de la disposición de fármacos que vayamos teniendo en cada hospital».

Para solventarlo, proponen nuevas pautas de medicación que «no son siempre las más deseables». Pero que se individualizan en cada paciente.

En estos momentos, la Smicyuc hace hincapié en la falta de Midazolam y Propofol. Y recomienda a los médicos la adición de medicamentos «no indicados en sedación profunda» pero que lograrán ahorrar los medicamentos necesarios para cuando haya menos disponibilidad.

Comparten una lista con medicamentos alternativos que van desde la ketamina al fentanilo. Este último se utiliza para dolores crónicos considerados insoportables y como apoyo en la anestesia.

Los sedantes se han convertido en fármacos esenciales para los pacientes con coronavirus. Sobre todo, en los casos más graves. La infección provoca dificultades para respirar, lo que obliga a una sedación profunda en las fases iniciales.

Sedación durante poco tiempo

El nivel de sedación profunda debe mantenerse durante poco tiempo. El menor posible, indican, para evitar complicaciones. Se van reduciendo los sedantes en cuanto mejora la situación respiratoria del paciente.

Los enfermos de UCI necesitan, además, un cuidado especial. No cualquier fármaco sirve para sedarles. Porque algunos son contraproducentes con el tratamiento para luchar contra el coronavirus.

Pese a ello, la falta de sedantes es ya una constante en las UCI españolas, desbordadas ante la gran cantidad de infectados.

Publicidad

Comentarios